Última actualización: 22/06/2021

Nuestro método

4Productos analizados

45Horas invertidas

13Estudios evaluados

215Comentarios recaudados

Durante el invierno podemos sentir cansancio, fatiga, agotamiento, dolores de cabeza o resfriados. Todo ello debido al mal tiempo y a las bajas temperaturas. En otras ocasiones, podemos padecer estos síntomas por una dieta nutritiva insuficiente. Por ello, los suplementos de vitamina C, pueden ser de ayuda a la hora de combatir el malestar y de fortalecer nuestro sistema inmunitario.

La vitamina C de 1000 mg puede ser para nuestro organismo una gran fuente de energía. Así, es posible que nuestro ánimo mejore y que seamos capaces de realizar las actividades diarias con eficacia y motivación. En este artículo, exploraremos las características de estos suplementos y contestaremos a las dudas más frecuentes sobre ellos. ¿Comenzamos?




Lo más importante

  • La vitamina C, o ácido ascórbico (1), se ha reconocido como vitamina en las primeras décadas del siglo XX. Su carencia se relaciona con enfermedades como el escorbuto, aunque es poco frecuente.
  • Es una vitamina un tanto inestable porque podemos perderla y ganarla de forma bastante rápida. Por otro lado, participa en distintas funciones metabólicas y actúa como antioxidante de otras vitaminas y organismos.
  • Es fundamental que la vitamina C esté continuamente presente en nuestra dieta. Ya que posee sus funciones antioxidantes y favorece la absorción de hierro. Además, tiene un papel esencial en la síntesis de colágeno, y nos protege de posibles infecciones.

Los mejores suplementos de vitamina C del mercado: nuestras recomendaciones

La oferta de suplementos de vitamina C 1000 mg en el mercado es enorme. Por ello, pueden surgir dudas a la hora de escoger uno. Para hacer esta elección más sencilla, hemos seleccionado una serie de productos de alta calidad. Estos se adaptan a distintas variables, para encajar con diferentes personas y situaciones.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la vitamina C 1000 mg

Es importante, para escoger un suplemento, conocer las distintas características que presenta la vitamina C. También, saber que beneficios aporta esta a nuestro cuerpo. Para entender por qué son importantes los suplementos, es esencial conocer cuándo conviene tomarla y en que alimentos se encuentra. Por ello, en el próximo apartado resolvemos estas dudas.

El suplemento de vitamina C suelen presentarse con sabores cítricos. (Fuente: Antonio Guillem: 89108330/ 123rf)

¿Cómo nos afecta la falta de vitamina C?

La carencia de vitamina C puede producirse, si llevamos una mala alimentación o una que sea baja en esta vitamina. Esto puede ocurrir al no comer suficientes verduras y frutas frescas. Si la carencia es muy alta, puede llegar a causar escorbuto. Aunque, es muy poco frecuente, sobre todo, en países desarrollados. Los síntomas más comunes de carencia de ácido ascórbico son:

  • Cansancio, debilidad e irritabilidad.
  • Debilidad de los huesos.
  • Sequedad en la piel.
  • Debilidad del tejido conjuntivo.
  • Problemas de circulación sanguínea.
  • Intestino permeable.
  • Dolor en las articulaciones, y en los músculos.
  • Problemas dentales, y de encías.
  • Mala absorción del hierro, y por lo tanto difícil curación de heridas.

¿Qué causa la carencia de vitamina C?

Además de una dieta baja en nutrientes, hay varios trastornos y contextos en los que podemos encontrarnos con la falta de ácido ascórbico. Algunos de estos son: el embarazo (2) y lactancia, trastornos inflamatorios, fiebre, hipertiroidismo, diarrea, cirugías, quemaduras y tabaquismo (3).

Es importante prevenir esto mediante una alimentación completa y equilibrada. Si es necesario, se añadirán suplementos de vitamina C diarios. Siempre es recomendable acudir a médicos especialistas que realicen un estudio y nos den las mejores indicaciones.

¿Sabías que fumar aumenta la demanda de vitamina C en nuestro cuerpo hasta un 30%?

¿Cuáles son los beneficios de los suplementos de vitamina C?

Nuestro cuerpo obtiene muchos beneficios de la vitamina C. Ya que es un antioxidante hidrosoluble muy potente, esencial para tener un sistema inmunitario fuerte y una buena salud. A continuación, presentamos algunos de los beneficios que pueden aportar los suplementos con esta vitamina.

  • Fortalecimiento del cartílago, los huesos y los dientes (4).
  • Protege de infecciones.
  • Previene enfermedades degenerativas.
  • Previene el cáncer (5).
  • Mejora la cicatrización.
  • Previene enfermedades cardiacas.
  • Disminuye el colesterol.
  • Protege la buena oxigenación de los pulmones.
  • Ayuda a la absorción de hierro.
  • Resfriados más cortos o con síntomas muy leves.
  • Mejora el control glucémico.
  • Mejora la salud y el aspecto de la piel.
  • Ayuda a la producción de hormonas y neurotransmisores.

¿Qué alimentos contienen vitamina C?

La mayoría de alimentos, de los que podemos obtener vitamina C de forma natural, son frutas y verduras frescas (6). Debemos tener en cuenta que al cocinarlos se pierden gran parte de los nutrientes y propiedades (7).

Pimientos rojos Perejil Brócoli Kiwi Bulbo de hinojo Uva Fresa Albahaca Caqui Papaya
139 mg de ácido ascórbico por cada 100 gramos 133 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 110 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 100 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 93 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 90 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 70 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 61 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 60 mg de ácido ascórbico por 100 gramos 60 mg de ácido ascórbico por 100 gramos

¿Cuándo y cómo tomar vitamina C?

Es importante leer las indicaciones que debe incluir el producto para tomar el complemento de la manera correcta. La cantidad recomendada a diario puede variar según la edad, el sexo, o las condiciones médicas de cada persona. Por ello, es importante consultar especialistas y leer bien el prospecto del producto que compremos.

Normalmente, se recomienda ingerir la vitamina C a primera hora de la mañana. Ya que surtirá mayor efecto en nuestro organismo. También, puede compatibilizarse con otros suplementos, que también ayuden a fortalecer nuestro sistema inmunitario. Como las vitaminas A, E o B12. Puede tomarse junto con alimentos, o en ayunas.

kiwi en refrigerador

Los suplementos de vitamina C pueden consumirse junto con otros alimentos, como frutas, o en ayuna. (Fuente: K8: gSwW2o41zbA/uniplash)

¿Puede tener contraindicaciones la Vitamina C?

Cuando superamos dosis de 1000 mg, o consumimos suplementos durante un tiempo demasiado prolongado, nuestro cuerpo es incapaz de absorberla toda. Así, deja pasar parte de ella para que se elimine mediante la orina. Por lo tanto, no es eficaz consumir dosis elevadas, o durante mucho tiempo.

Los organismos internacionales, como FAO y Food and Nutrition Board recomiendan ingerir al día alrededor de 45-95 mg de vitamina C. Por otro lado, la dosis máxima recomendable para un adulto es de 2000 mg diarios (8).

Aunque no se han producido casos graves por sobredosis de vitamina C, si puede haber algunos síntomas que indiquen que nuestro cuerpo no la está absorbiendo como debería. Algunos de estos síntomas son:

  • Molestias gastrointestinales (diarrea, náuseas, vómitos, acidez estomacal o cólicos de abdomen)
  • Dolores de cabeza
  • Insomnio
  • Aumento de cristales en la orina, que puede conllevar a la aparición de piedras en el riñón.

Siempre se aconseja no exceder esta dosis recomendada y no utilizar los complementos alimenticios como sustitutivos de una buena alimentación. Por otro lado, se deben seguir las indicaciones de un profesional, antes de tomar algún complemento de vitamina C. Sobre todo, si se está embarazada o tomando algún otro medicamento.

Criterios de compra

Antes de seleccionar un producto, debemos fijarnos que cumpla una serie de criterios. De esta forma, nos aseguraremos de la calidad y de la eficacia del producto. Así, podremos consumirlo sin miedo a que produzca efectos negativos en nuestro organismo. En las siguientes líneas, destacamos una serie de factores relevantes para garantizar la calidad de un suplemento de vitamina C 1000 mg.

Certificados

A la hora de comprar suplementos de vitamina C, es de suma importancia que escojamos una opción que presente certificación de calidad. Así, nos aseguramos del control en su proceso de fabricación y distribución. Si tenemos la recomendación específica de un especialista, esto será más sencillo.

Por ejemplo, el certificado GMP, es indicador de que se han realizado unas buenas prácticas de fabricación del producto. Este garantiza que la fabricación de los alimentos o suplementos ha sido acorde a los protocolos de seguridad alimentaria. Si el producto es vegano, deberá indicarse con la etiqueta vegan.

Certificación ISO 9001 Certificación ISO 22000 Certificación BRC Certificado IFS Certificado HALAL Certificado FSSC 22000
Basada en el Sistema de Gestión de Calidad (SGC) Principios de APPCC del Codex Alimentarius, y resto de normas ISO Requisitos contemplados por los sistemas de Análisis de Peligros y de Control Crítico (APPCC) International Featured Standards Certificado por “Safety Horizon” con base en la Normativa Halal Se certifica en BSI PAS 220, ISO 22000 e ISO 22002, lo otorga The Foundation for Food Safety
Norma nivel internacional Norma internacional Norma internacional Mercados alimentarios de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia Norma internacional Confederación Europa de Industrias de Alimentación y Bebida y de la aprobación de la Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria
Ámbito de los procesos y de satisfacción del cliente Cumplimiento de los sistemas de gestión de seguridad alimentaria, control de la totalidad de la cadena de suministro, gestión del sistema, programas de prerrequisitos y la comunicación interactiva Cumplimiento de las condiciones de las instalaciones de procesamiento de los productos, y de la gestión de calidad documentada Valora la calidad y la seguridad del producto alimentario Alimentos que no incluyen elementos considerados ilícitos por la ley islámica Esquema de seguridad alimentaria que indica las pautas a seguir para asegurar la inocuidad de los productos

Composición

Otro de los factores importantes, a la hora de escoger un suplemento vitamínico, es fijarnos en cómo está compuesto. Muchas veces, no contienen simplemente vitamina C, sino que también se les añaden componentes para otorgar mayores beneficios a nuestro organismo.

Algunos de los ingredientes que pueden añadirse son el zinc, el hierro (9), la rosa mosqueta, bioflavonoides y equinácea. La mayoría de estos elementos tienen funciones antioxidantes y revitalizantes. Además, dotan al cuerpo de energía y fortalecen el sistema inmune.

Por todo ello, estos componentes, junto a la vitamina C, hacen la combinación perfecta para tratar la falta de energía, el cansancio y protegernos ante el mal tiempo durante los meses de invierno.

pildoras con vitamina c

La cápsula de vitamina C es uno de los formatos más conocidos de estos suplementos, al igual que las pastillas efervescentes. (Fuente: Julia Zolotova: 5ZofAm1f27E/uniplash)

Alérgenos

Si tenemos algún tipo de alergia o de intolerancia, como al gluten o a la lactosa, es muy importante que nos fijemos en el etiquetado del producto. Ya que ahí deberá indicarse que no contiene trazas de estos elementos.

En cuanto al gluten, se utiliza el Sistema de Licencia Europeo para los productos sin gluten (ELS). Se representa con una espiga barrada y certifica que los productos que lo llevan tienen menos de 20 ppms. Por lo que no suponen un peligro para la salud de alguien con alergia. Sin embargo, si en la etiqueta se lee «sin gluten» pero no presenta la espiga, también es válido.

Pero si hablamos de intolerancia a la lactosa, actualmente, no existe ninguna norma en la UE para indicar su ausencia. Exceptuando los preparados para lactantes y los productos con fines de uso médico. No obstante, en España se sigue un etiquetado específico:

  • “Sin lactosa”: alimentos que contienen niveles de lactosa inferior al 0,01%.
  • “Bajo contenido en lactosa”: alimentos que contienen lactosa residual medible, generalmente por debajo del 1%.

Formato

El ácido ascórbico, como suplemento alimenticio, puede suministrarse de diferentes maneras. A continuación, listamos algunos de los formatos que puedes encontrar en el mercado.

  • Cápsulas
  • Tabletas de liberación prolongada
  • Pastillas
  • Tabletas masticables
  • Geles masticables
  • Gotas líquidas

Lo indicado es consultar al médico, antes de tomar suplementos de vitamina C, ya que este nos indicará cuál es la mejor dosis.

Resumen

Como conclusión es justo decir que el ácido ascórbico es muy necesario para nuestra salud. Si consumimos suficiente vitamina C, obtendremos un sistema inmunitario (10)muy fortalecido, y podremos tener una vida de calidad. Como hemos visto, es sencillo que nuestro cuerpo se nutra de esta, a través de distintos alimentos, y llevando una dieta de calidad.

Sin embargo, debido a ciertas situaciones o a la desinformación, no siempre es sencillo obtener suficiente vitamina C, y debemos recurrir a suplementos que nos la proporcionen de una manera más directa. Durante la lectura de este artículo hemos podido ver varias opciones de calidad, así como las formas de tomarlo, y los beneficios que nos aportan. Despejando así toda duda al respecto.

(Fuente de la imagen destacada: Diana Polekhina: PAPtFityM2Q/ unsplash)

Referencias (11)

1. Xammar Oro, Juan R. , Donnamaría, M. Cristina. Acción farmacológica, biofisicoquímica y estructura dinámica de la vitamina C. Acta Farm. Bonaerense. [Internet] 2006 25(1), 145-54.
Fuente

2. Vergara R Angie , Carvajal C. Jorge, Vera PG Claudio. Vitaminas C y E para la prevención de las complicaciones de la hipertensión en el embarazo. Rev. chil. obstet. ginecol. [Internet]. 2010 [citado 24-04-2021] ; 75( 3 ): 213-215.
Fuente

3. Adell, Amanda C., et al. Ingesta de Vitamina C y hábito tabáquico en docentes de una escuela pública de nivel medio de Buenos Aires. Diaeta (B. Aires). [Internet] 2008; vol. 26 (124). 15-21.
Fuente

4. Tuero, B. B. Funciones de la vitamina C en el metabolismo del colágeno. Rev Cubana Aliment Nutr,[Internet] 2020. 14(1), 46-54.
Fuente

5. PDQ® . PDQ Dosis altas de vitamina C. Bethesda, MD: National Cancer Institute [Internet] 2020.
Fuente

6. Suárez MM, López LB. Alimentación Saludable. Guía Práctica para su realización. Buenos Aires. Akadia. [Internet] 2005. 6-13.
Fuente

7. Montaño Alarcón, M. F. Determinación, cuantificación y comparación de la concentración de vitamina C en naranja (citrus aurantium), limón (citrus aurantifolia) y mandarina (citrus reticulata) por HPLC. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador Facultad de Ciencias Exactas y Naturales Escuela de Ciencias Químicas. [Internet] 2011.
Fuente

8. Institute of Medicine (IOM). Dietary References Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington DC. National Academies Press. [Internet] 2000.
Fuente

9. Cardero Reyes Yusimy, Sarmiento González Rodolfo, Selva Capdesuñer Ana. Importancia del consumo de hierro y vitamina C para la prevención de anemia ferropénica. MEDISAN [Internet]. 2009 Dic [citado 24-05-2021]; 13 (6).
Fuente

10. San Mauro-Martín Ismael, Garicano-Vilar Elena. Papel de la vitamina C y los β-glucanos sobre el sistema inmunitario: revisión. Rev Esp Nutr Hum Diet [Internet]. 2015 Dic [citado 24-05-2021]; 19 (4): 238-245.
Fuente

11. Casanueva Esther, Angulo María Eugenia, Goidberg Sharon, Pfeffer Frania, Meza-Camacho Carlos, Vadillo-Ortega Felipe et al. Bases para estimar las necesidades de vitamina C en la gestación. Gac. Méd. Méx [Internet]. 2005 Ago [citado 24-05-2021]; 141 (4): 273-277.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Revisión
Xammar Oro, Juan R. , Donnamaría, M. Cristina. Acción farmacológica, biofisicoquímica y estructura dinámica de la vitamina C. Acta Farm. Bonaerense. [Internet] 2006 25(1), 145-54.
Ir a la fuente
Investigación
Vergara R Angie , Carvajal C. Jorge, Vera PG Claudio. Vitaminas C y E para la prevención de las complicaciones de la hipertensión en el embarazo. Rev. chil. obstet. ginecol. [Internet]. 2010 [citado 24-04-2021] ; 75( 3 ): 213-215.
Ir a la fuente
Estudio científico
Adell, Amanda C., et al. Ingesta de Vitamina C y hábito tabáquico en docentes de una escuela pública de nivel medio de Buenos Aires. Diaeta (B. Aires). [Internet] 2008; vol. 26 (124). 15-21.
Ir a la fuente
Estudio científico
Tuero, B. B. Funciones de la vitamina C en el metabolismo del colágeno. Rev Cubana Aliment Nutr,[Internet] 2020. 14(1), 46-54.
Ir a la fuente
Sumario
PDQ® . PDQ Dosis altas de vitamina C. Bethesda, MD: National Cancer Institute [Internet] 2020.
Ir a la fuente
Libro
Suárez MM, López LB. Alimentación Saludable. Guía Práctica para su realización. Buenos Aires. Akadia. [Internet] 2005. 6-13.
Ir a la fuente
Tesis
Montaño Alarcón, M. F. Determinación, cuantificación y comparación de la concentración de vitamina C en naranja (citrus aurantium), limón (citrus aurantifolia) y mandarina (citrus reticulata) por HPLC. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador Facultad de Ciencias Exactas y Naturales Escuela de Ciencias Químicas. [Internet] 2011.
Ir a la fuente
Artículo científico
Institute of Medicine (IOM). Dietary References Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington DC. National Academies Press. [Internet] 2000.
Ir a la fuente
Revisión
Cardero Reyes Yusimy, Sarmiento González Rodolfo, Selva Capdesuñer Ana. Importancia del consumo de hierro y vitamina C para la prevención de anemia ferropénica. MEDISAN [Internet]. 2009 Dic [citado 24-05-2021]; 13 (6).
Ir a la fuente
Revisión
San Mauro-Martín Ismael, Garicano-Vilar Elena. Papel de la vitamina C y los β-glucanos sobre el sistema inmunitario: revisión. Rev Esp Nutr Hum Diet [Internet]. 2015 Dic [citado 24-05-2021]; 19 (4): 238-245.
Ir a la fuente
Artículo científico
Casanueva Esther, Angulo María Eugenia, Goidberg Sharon, Pfeffer Frania, Meza-Camacho Carlos, Vadillo-Ortega Felipe et al. Bases para estimar las necesidades de vitamina C en la gestación. Gac. Méd. Méx [Internet]. 2005 Ago [citado 24-05-2021]; 141 (4): 273-277.
Ir a la fuente
Evaluaciones