Última actualización: 22/06/2021
Auch verfügbar in:

Nuestro método

4Productos analizados

45Horas invertidas

13Estudios evaluados

215Comentarios recaudados

El sofá vintage es sin duda un acierto si queremos conseguir un ambiente clásico y antiguo. Este tipo de sillones tienen una forma y telas características, las cuales le otorgan una personalidad única. Y es que el éxito de la moda vintage es indiscutible en estos últimos tiempos.

La nostalgia por el pasado es algo característico del ser humano, y así se refleja en la decoración de interiores, ideal tanto en nuestros hogares como en negocios. Si estás pensando dar un nuevo toque a este mobiliario clave, ¡te recomiendo que sigas leyendo y encuentres la inspiración que necesitas!




Lo más importante

  • Lo denominado vintage hace referencia a todos aquellos objetos entre 1920 y finales de siglo. Últimamente ha triunfado la tendencia de querer conmemorar el pasado, por lo que estos han incrementado paulatinamente su valor.
  • El sofá vintage puede presentarse bajo distintos estilos decorativos y bajo distintas formas. En cualquiera de los casos, es una opción para considerar si queremos dar un matiz diferente a nuestro hogar.
  • Accesorios como los candelabros, los aparadores, los vinilos o  las alfombras ayudan a conseguir aún más el estilo antiguo.

Los mejores sofás vintage del mercado: nuestras recomendaciones

Después de haber realizado una investigación, aquí te presentamos los mejores modelos de diván vintage. Pero no solo eso. Nos hemos dado cuenta de que este mundo antiguo coexiste a la perfección con otros estilos como el industrial o el nórdico de manera que se combinan y consiguen el mejor resultado posible.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el sofá vintage

El sofá es quizá donde más tiempo pasemos al estar en casa. Tenemos que reconocerlo. Ya sea viendo la televisión, leyendo un libro o hasta echarnos alguna siesta. Es por ello por lo que este mobiliario ocupa un lugar primordial en la decoración del hogar. A continuación, te contamos todo sobre este tipo de mobiliario.

cuarto decoración vintage

Con la decoración vintage luchamos contra el consumismo masivo, aprovechamos cosas ya existentes y le damos una segunda vida a estos objetos con tanto valor. (Fuente: pixabay: 40504/Pexels)

¿Por qué comprar un sofá vintage?

Si estás dudando si comprar un sillón vintage, aquí te comentamos aspectos tanto positivos como negativos para ayudarte a elegir.

En cuanto a sus ventajas, podemos decirte que los sofás vintage son capaces de conseguir un ambiente y una personalidad que no se consiguen con ningún otro. Es esa nostalgia y ese recuerdo del pasado lo que los hace especialmente únicos. Dentro del mismo encontramos otros estilos, por lo que tenemos más posibilidades de elegir. Asimismo, gracias a su auge en los últimos años se han popularizado multitud de accesorios con los que combinarlos con facilidad.

El mobiliario vintage se llevó en su momento, se lleva ahora y se seguirá llevando en el futuro. Otra de las ventajas es que será siempre una compra acertada y atemporal. No habrá que renovarlo con frecuencia para poder estar a la última.

En contraposición, aunque es fácil hallar accesorios de estilo antiguo en casi cualquier parte, sí que puede ser un poco más costoso encontrar sofás antiguos y clásicos como tal. La venta de un diván normal está más extendida, pero con ellos no conseguiremos ese efecto de viaje al pasado. Por otra parte, su gran éxito y acogida entre el público ha provocado que los precios de estos objetos se hayan incrementado.

Ventajas
  • Estilo único e incomparable.
  • Grandes recuerdos del pasado.
  • Variedad de estilos dentro de lo vintage.
  • Complementos viejos fáciles de encontrar en el mercado.
  • Es atemporal.
Desventajas
  • El sofá vintage como tal puede ser más difícil de encontrar.
  • Precios más altos debido a su creciente popularidad.

¿Qué tipos de sofás vintage hay?

A continuación, te presentamos una clasificación de estos sofás de estilo anticuado basándonos en su forma:

  • Sofá lineal: Esta forma es la más extendida. Pueden tener espacio para dos o tres personas. Tal y como su nombre indica, el mobiliario ocupa una misma línea.
  • Sofá Chaises Longes: Siguen la línea de los anteriores, pero incluyen un sitio en donde el canapé se prolonga, de manera que en uno de los lados podemos estirarnos hasta el punto de poder estar tumbados. De ahí su nombre “silla o asiento largo” en francés.
  • Rinconera: Es el tipo de sofá en forma de L. Esta tipología es ideal para rincones o esquinas, de manera que se maximice la utilización del espacio en el hogar. Puede tener ambos lados las mismas dimensiones o bien ser uno más largo que el otro.
  • Sofá-cama. Esta modalidad de canapés suele ser lineal, pero con la peculiaridad de poder extenderse y utilizarse como una cama. Puede ser muy útil si queremos sacar una habitación más en nuestra casa o a la hora de recibir invitados.

Te presentamos una tabla que resume los principales aspectos, además de un modelo de sofá vintage para que te puedas hacer una idea más visual.

Tipo de sofá Características Ideal para Ejemplo
Sofá vintage lineal Todo en la misma línea
2 o 3 plazas normalmente
Todo tipo de hogares. Sofá lineal de 2 plazas
Sofá vintage Chaises Longues Tienen una parte más prolongada que el resto.
Hasta 4 plazas.
Salones amplios. Tipología de sofá Chaise Longue
Rinconera vintage Forma de L.
Perfectamente encajables en esquinas.
4 o más plazas.
Aprovechar el espacio en salones muy amplios.
Familias numerosas.
Tipología de sofá rinconera
Sofá-cama vintage Su ergonomía permite convertirlo en cama. Hospedar a invitados.
Posibilidad de ampliar estancias en la casa
Tipología de sofá-cama

¿Qué estilos de sofás vintage existen?

Dentro de la decoración antigua encontramos varios estilos diferentes, ya que todos ellos fueron propios del siglo pasado y se han revalorizado estos últimos 20 años. Cada uno tiene características concretas, pero todos tienen el denominador común de ser algo antiguo. Te los contamos:

Lo vintage agrupa a todos los estilos que se vivieron entre 1920 y finales de 1990, por ello no es de extrañar que haya una gran diversidad que coexista bajo la misma denominación.

Tipo Chesterfield o Chester

El sofá Chester tiene su origen en la alta aristocracia de Inglaterra. Se caracteriza por tener los reposabrazos de forma redondeada y al mismo nivel que el respaldo. Asimismo, por sus famosos botones (capitoné abotonado).

Los más extendidos son los forrados en cuero de un color marrón oscuro. Por ello, quedan especialmente bien combinados con plantas o con estanterías con libros, dándole un toque verdaderamente elegante.

Estilo industrial

Esta modalidad surge a partir de 1950 cuando la población neoyorquina comienza a vivir en antiguas fábricas abandonadas. Es típico en este estilo la predominancia de materiales en acero y metal, con techos altos propios de naves industriales, con tuberías y vigas a la vista.

Respecto al sofá, estos suelen ser de color negro, gris y beige. Al predominar los colores oscuros, es fundamental una muy buena iluminación. Combinan especialmente bien con sillas de tipo Tolix.

Estilo nórdico o escandinavo

Por último, este estilo nació en los países del norte de Europa en el periodo de entre guerras. Su personalidad se basa en la simplicidad y practicidad de los diseños, optando por una gran luminosidad.

En este caso los sillones retro suelen ser de colores claros y pastel, ya que en el resto de la decoración predomina el blanco y negro. Es un diseño más simple, ya que tiende hacia el minimalismo.

¿De qué materiales pueden estar tapizados los sofás vintage?

Los sillones vintage suelen estar tapizados en telas muy características, ya que el tapizado junto con su forma, son los dos elementos que los diferencian del resto.

Recientemente, se han producido muchas innovaciones en este campo. Por ejemplo, la tecnología AquaClean, que se caracteriza por no absorber los líquidos vertidos, de manera que nuestro clásico diván no se manche con tanta facilidad.

  • El cuero. La principal ventaja de este es su gran facilidad para limpiarlo y su mayor durabilidad. Sin embargo, suelen ser más caros, en verano pueden resultar muy calurosos y en invierno muy fríos.
  • El terciopelo. Este material aporta sin duda un ambiente inigualable. Es suave, muy acogedor y caliente, sin embargo, deberemos tener cuidado especialmente con las manchas y puede llegar a ser muy caluroso en verano. No es nada recomendable para niños o mascotas.
  • La tela de chenilla. Tiene un aspecto rugoso y por ello es ideal para disimular manchas o roces. Combina elementos naturales y artificiales.

Existen otros muchos materiales como el algodón o las telas sintéticas. Por lo que deberemos siempre preguntar al fabricante y asegurarnos si la que escogemos es la más adecuada para nosotros.

sofa y decoración vintage

Las sillas Tolix, los colores oscuros o la combinación de madera y hierro son característicos del estilo industrial. En la imagen se combina también con el sofá tipo Chester (Fuente: Castaneda: Je7PGQSMfYQ/ Unsplash)

¿Cómo combinar el sofá vintage con el resto del mobiliario?

Aquí te compartimos algunos rasgos generales que te pueden ayudar a conseguir ese ambiente tan nostálgico y complementar al diván de estilo anticuado:

  • Espejos. Son un elemento distintivo de lo vintage, especialmente deberemos buscar aquellos que sean redondos, desgastados y con el marco en acabados dorados.
  • Estampados florales o geométricos. Puede ser en cojines o en mantas, pero si de verdad vamos a por todas en el estilo retro, habrá que incluirlo en las paredes. Realmente espectacular.
  • Utensilios antiguos. Por ejemplo, un teléfono de rueda, un candelabro, una maleta o un baúl desgastados, un tocadiscos, carteles publicitarios, periódicos de la época, entre otros objetos.
  • Mobiliario anticuado adicional como aparadores o mecedoras de mimbre.
  • Empleo de lo textil, ya que las alfombras y las cortinas contribuyen a construir la personalidad vintage.
En cafeterías y restaurantes se lleva mucho la decoración vintage, ya que logran crear un ambiente único. Esto es muy relevante para atraer a las nuevas generaciones millennial y centennial. Ambas buscan constantemente lugares que merezca la pena compartir en sus redes sociales.

¿Qué cuidados podemos tener para que nuestro sofá vintage nos dure en el mejor estado posible?

El mobiliario vintage tiene una ventaja primordial y es que lo desgastado no se penaliza tanto como en otros diseños, de hecho, precisamente se busca. No obstante, eso no quita que no debamos tener ciertos cuidados para mantenerlo en buenísimo estado.

Aquí te damos algunos consejos para que disfrutes de tu cómodo asiento vintage durante el mayor tiempo posible:

  • Hacer un uso responsable. Esto implica no saltar sobre él, no apoyarse excesivamente con los codos (puede deformar el relleno) y no sentarse en los reposabrazos, ya que no están diseñados para ello.
  • Evitar focos de calor. Por ejemplo, mantenerlo alejado de radiadores así como de la luz directa del sol.
  • Considerar las indicaciones del fabricante en particular. Cada tela es un mundo y requieren unos cuidados específicos, por lo que es importante conocer el método de lavado particular. Suele aparecer en las instrucciones o en la etiqueta.
  • Productos de limpieza específicos. Por ejemplo, para los sillones de piel podemos aplicar cremas para mantener el brillo como el primer día.
  • Cambiar de lugar los cojines periódicamente. Así evitamos que la estructura soporte siempre el peso en el mismo sitio y se deforme.
  • Cubrir algunas partes con fundas o mantas, para evitar que se desgaste la textura.

Criterios de compra

Elegir un sofá de estilo retro puede ocasionarnos algunos quebraderos de cabeza. Deberemos tomar en consideración ciertos aspectos que afectan al asiento vintage.

Plazas

En primer lugar, es importante pensar cuantas personas harán uso del sofá mayormente. Hemos visto que la mayoría de ellos suelen tener 2 o 3 plazas. Podemos optar también por otra tipología de asientos como los Puff, dándole un toque diferente.

En el caso de que seamos una familia numerosa o solamos invitar a un grupo grande de amigos, la opción ideal será el diván de tipo rinconera o chaise longue (ya que la parte alargada puede albergar a más de una persona).

También puede resultar útil considerar distintas combinaciones, es decir, adquirir un sofá lineal de 3 plazas y además uno o dos sillones de una sola plaza.

camara vintage

También podemos incluir elementos fotográficos antiguos, postales o cuadernos de viaje. Cada vez es más común encontrar este tipo de artículos en tiendas o páginas web. (Fuente: Kondratiev: 3014826/ Pexels)

Lugar

Cuando pensamos en la compra de un sofá, lo más normal es asociarlo a nuestros salones. Sin embargo, esta no es la única posibilidad.

Este ambiente clásico suele quedar especialmente bien en los recibidores de manera que el estilo del sofá retro se perciba nada más entrar a casa.

Pero la tendencia vintage traspasa los límites del hogar. El canapé antiguo también es muy atractivo en negocios, como peluquerías, cafeterías, oficinas o salas de espera de clínicas estéticas. La imagen que demos a nuestros clientes comienza por la decoración, y desde luego lo clásico será siempre un acierto.

Color

El color de nuestros clásicos asientos dependerá del estilo que queramos conseguir en particular.

Si queremos enfocarnos hacia un estilo más nórdico, los colores del canapé vintage deberán ser blanco, negro o tonos pastel que permitan esa luminosidad característica. En cambio, si preferimos el industrial, lo mejor es optar por los oscuros y el material de cuero.

Si somos de los más atrevidos, podremos optar por un estampado floral de gran colorido. No dejaremos a nadie indiferente.

Accesorios

La clave está en los pequeños detalles. Elementos como los cojines, teléfonos antiguos, vinilos, postales antiguas, casetes, alfombras o espejos desgastados complementarán de maravilla con nuestro viejo sillón.

En este sentido, existen mercadillos o tiendas de antigüedades de objetos que han pasado de generación en generación y que se venden de segunda mano. Recomendamos acudir a este tipo de espacios, ya que es aquí en donde podremos conseguir los mejores accesorios para nuestro sofá de estilo vintage.

Retro y vintage son dos conceptos diferentes aunque se suelen utilizar indistintamente. Lo vintage se refiere a los objetos originales antiguos, y lo retro, incluye aquellos de fabricación reciente pero inspirados en épocas anteriores.

Resumen

A lo largo de este artículo hemos visto distintos tipos de sofás vintage, ya sea por su forma como tal o enfocándolo desde un estilo decorativo u otro. Elijamos el que elijamos, si queremos optar por una decoración antigua en nuestro hogar o negocio, deberemos tener muy en consideración también los accesorios que lo complementan.

Apostando por este tipo de decoración, sentiremos muy de cerca los preciosos recuerdos del pasado, y además contribuiremos a la lucha contra el despilfarro, dándole segundas oportunidades a dichos objetos. Si te ha parecido útil este artículo, y sobre todo, si los sofás de estilo vintage también te han conquistado, te invitamos a que nos dejes un comentario o nos compartas en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Kovaleva: 5644365/ Pexels.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones