Última actualización: 30/11/2021

Nuestro método

4Productos analizados

45Horas invertidas

13Estudios evaluados

215Comentarios recaudados

La silla para baño no es un artículo que todas las personas tengan en sus hogares, pero lo cierto es que cuando lo descubres te puede cambiar la vida. Quizás tengas un bebé entre tus brazos o que cuidar de una persona mayor.

Sea cual sea tu caso, hemos redactado una guía en la que encontrarás toda la información que necesitas para encontrar la silla para baño adecuada para ti. También te dejamos consejos para elegir las mejores sillas según el uso que le quieras dar.




Lo más importante

  • Hay muchas personas que tienen problemas de movilidad por diversos motivos y el momento de la ducha puede llegar a ser muy difícil para ellos. La silla para baño es un producto que facilita la vida de esas personas.
  • Los baños pueden acondicionarse para una silla de ruedas u otros elementos que ayudan a la movilidad. Aun así, se trata de un lugar en el que se producen muchos accidentes domésticos, por lo que hay que seleccionar bien los artículos que utilizamos.
  • No todas las sillas para ducha son iguales. Para elegir la que más nos conviene hay que tener en cuenta las restricciones de movilidad que tenemos y cómo es nuestra ducha.

Las mejores sillas para baño del mercado: nuestras recomendaciones

¿Alguna vez has pensado en lo cómodo que podría ser meter una silla dentro de la ducha? Te dejamos a continuación nuestra selección de las mejores sillas para ducha.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la silla para baño

Cuando nos disponemos a comprar un objeto que influye en nuestra calidad de vida, es habitual que queramos informarnos lo mejor posible. Lo primero que tenemos que tener en cuenta son los problemas de movilidad que tenemos y cómo estos influyen a la hora de tomar una ducha. A continuación, resolveremos las dudas más frecuentes.

silla de ducha

La silla para baño es un asiento diseñado para ser utilizado dentro de la ducha. (Fuente: nazdravie: 77741984/ 123rf)

¿Qué es una silla de baño y para qué sirve?

La silla para baño es un asiento diseñado para ser utilizado dentro de la ducha. Su forma es muy similar a la de una silla estándar. Este producto está pensado para aquellas personas con movilidad reducida que necesitan un lugar en el que sentarse para poder lavarse correctamente. Por otro lado, también es un artículo que facilita la tarea a la persona que cuida de una persona dependiente.

Ventajas
  • Mejora la autonomía de personas con movilidad reducida.
  • Facilita el trabajo de personas que cuidan de personas dependientes.
  • Reduce el riesgo de tener un accidente en la ducha.
  • No hace falta tener una ducha especial.
Desventajas
  • Aunque la persona pueda ducharse sola, es posible que no sea capaz de sentarse sola dependiendo del los problemas de movilidad que tenga.
  • El agua estropea fácilmente las sillas.
  • Si tenemos una ducha pequeña nos será difícil encontrar una silla que se ajusta al tamaño,

¿Qué tipos de sillas para ducha hay?

Existen diversos tipos de sillas para ducha, cada una con sus características:

  • Plegables: Es una silla sencilla que se puede plegar para guardar en cualquier sitio.
  • Con ruedas: En las patas de la silla hay ruedas para que la persona que la utiliza pueda desplazarse por el cuarto de baño con ella.
  • Con reposabrazos: Otorgan mayor comodidad y estabilidad a la persona que la utiliza.
  • Reposapiés incluido: Es un elemento que proporciona mayor confort y accesibilidad.
  • Con recorte en U: Se trata de modelos que sirven para la ducha y para el váter.
Plegables Con ruedas Con reposabrazos Reposapiés incluido Con recorte en U
Ocupa poco espacio. Facilita la movilidad por el baño. Mayor confort y estabilidad. Se alcanzan mejor los pies. Sirve para ducharse y para el váter.

¿Las sillas para baño sirven para la bañera?

Depende del tamaño de tu bañera. Si la bañera es lo suficientemente ancha para que quepa una silla, seguramente te quepa la silla para baño. De lo contrario, tendrás que buscar alternativas. Existen sillas para ducha con los pies en horizontal.

La silla para bañera se apoya sobre los extremos de esta. Por su forma, esta tipología de silla no nos serviría para la ducha, ya que sería como si la persona se sentase en el plato de ducha.

¿Son seguras las sillas para baño?

Las sillas se presentan como un artículo seguro para aquellas personas que tienen problemas de movilidad. Sin embargo, tenemos que fijarnos en algunos aspectos para saber si es segura teniendo en cuenta nuestra condición:

  • Peso que aguanta: La mayoría de las sillas aguantan hasta cien kilos de peso. Si la persona que la va a utilizar pesa más, tenlo en cuenta.
  • Facilidad de higiene: Ten en cuenta si la silla es fácil de lavar y si los materiales no se deterioran rápidamente. Una silla mal higienizada puede acumular hongos y otros microorganismos.

¿Cómo armar una silla para baño?

La silla para baño está formada por varias piezas que hay que montar correctamente para asegurarse de que sea estable y segura. Lo habitual es que en la caja de la silla para baño vengan las instrucciones de montaje. Normalmente solo se necesita un destornillador.

Cada silla es diferente por lo que deberás seguir las instrucciones. Te recomendamos que alguien pruebe la estabilidad de la silla antes de utilizarla dentro de la ducha.

silla de ducha cerca de bañera

Podrás utilizar la silla en la ducha o en bañera, pero ten en cuenta sus medidas. (Fuente: nazdravie: 77741978/ 123rf)

¿Qué alternativas hay a las sillas para baño?

Existen algunos artículos en el mercado que pueden servir para funciones muy similares que la silla para baño, aunque con algunas diferencias.

  • Taburete para ducha: Es más pequeño, ocupa menos espacio y pesa menos. Sin embargo, al no tener respaldo es más peligroso, ya que la persona que lo utiliza puede caerse para atrás si no tiene mucha estabilidad.
  • Asiento de ducha fijo: Se trata de una superficie que se ancla a la pared de la ducha. Puede ser abatible para así poder levantar el asiento y que quede pegado a la pared.

Criterios de compra

Sigue los criterios de compra que te mostramos a continuación para que la tarea te resultará mucho más fácil.

Quién usa la silla

¿Va a ser utilizada por una o más personas? ¿Qué problemas de movilidad tienen las personas que van a utilizar la silla? ¿Es para facilitar la autonomía de la persona que la utiliza o la tarea del cuidador de la persona con movilidad reducida?

Hazte estas preguntas antes de comprar una silla para baño. Es fundamental tener en cuenta quién va a utilizar la silla y lo que esta necesita. Así, podrá cumplir su función adaptándose a tus necesidades.

Complementos

Como hemos visto en el apartado de Guía de compras, hay distintos tipos de sillas para ducha. Así mismo, las sillas pueden traer complementos que pueden ser útiles para ti. Algunos de los complementos que encontrarás son:

  • Ruedas de quitar y poner: Se trata de ruedas que se colocan haciendo un poco de presión y que se quitan fácilmente. Así, podrás tener una silla fija y rodante a la vez.
  • Apoyabrazos y reposapiés removibles: Puede ocurrir que varias personas utilicen la silla y tengan preferencias y necesidades distintas. Estos complementos satisfarán a todos los usuarios.
  • Barra de seguridad para silla: Se trata de una barra que se pone por delante del pecho de la persona que se sienta en la silla y se ancla a los brazos de ella. Así se evita que la persona caiga para delante.

Tamaño de la ducha

No todas las sillas de ducha caben en cualquier ducha. Hay que tener en cuenta que es como meter una silla estándar dentro de esta. Necesitaremos un poco de espacio extra.

Para que te hagas una idea, las sillas para ducha más pequeñas miden 50 cm de ancho. Nuestra ducha deberá tener más espacio que medio metro para no chocar contra la mampara.

Para elegir una silla de ducha, ten en cuenta que debe tener más ancho que la silla. Una silla del mismo ancho que la ducha no servirá.

silla de regadera

Existen sillas multifuncionales. Estas sirven tanto para la ducha como para el WC. (Fuente: Lisa Young: 219581/ 123rf)

Funciones

Hay sillas para ducha que pueden servir para más cosas además de tomar una ducha. Otras también sirven para desplazarse por el cuarto de baño, como las sillas con ruedas.

También hay un modelo con un recorte en forma de U en el asiento de la silla que sirve para usar el váter. Es una muy buena opción cuando la persona desea ser autónoma y hacer sola todas las tareas relacionadas con el baño.

Resumen

La silla para baño es un artículo que facilita la vida de personas que ya tienen diversas dificultades en su día a día. Este producto está especialmente pensado para personas con movilidad reducida, como personas mayores o con discapacidad física.

Para elegir una silla para baño hay que tener en cuenta dos factores principales. Primero, quién va a utilizar la silla y qué necesidades tiene. En segundo lugar, para qué queremos utilizar la silla y en qué lugares, ya que hay que tener en cuenta las medidas de las piezas. Si te ha gustado nuestra guía sobre sillas para ducha compártela en redes sociales, con tus amigos y familiares. También puedes dejarnos un comentario contándonos que te ha parecido.

(Fuente de la imagen destacada: Paolo De Santis: 26825748/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones