Última actualización: 28/05/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

No es necesario hacer un pacto con el diablo como hizo Dorian Gray si quieres mantener tu rostro con una apariencia juvenil. Está claro que el paso del tiempo nos afecta a todos, pero actualmente contamos con productos cosméticos capaces de mitigar los signos de envejecimiento de nuestra piel. ¿No sabes cuáles son?, ¿has escuchado hablar de los sérums antiedad?

Los sérums antiedad pueden convertirse en tu mayor aliado para combatir los signos de la edad en tu tez. Estos productos son cada vez más demandados debido a su formulación con potentes principios activos que te ayudarán a lucir una piel más joven y fresca. Si quieres saber más sobre estos magníficos cosméticos, sigue leyendo.




Lo más importante

  • Los sérums antiedad son cosméticos con potentes principios activos capaces de retrasar y mejorar el envejecimiento de la piel del rostro. Su textura fluida facilita su penetración hacia las capas más profundas de la piel, maximizando sus efectos.
  • No solo son importantes los principios activos y la concentración de los mismos en la formulación del sérum antiedad, también hay que saber aplicarlo de la forma correcta para obtener buenos resultados.
  • A la hora de adquirir el sérum que más se adapte a las necesidades de tu piel, es muy importante que tengas en cuenta factores como tu tipo de piel, la composición, la calidad, los conservantes y la compatibilidad del producto con otros cosméticos.

Los mejores sérum antiedad del mercado: nuestras recomendaciones

A continuación, te hemos preparado un listado con los mejores sérums antiage que podrás encontrar en el mercado. Esto te ayudará a decidir cuál podría ser el más adecuado para ti.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los sérums antiedad

A la hora de adquirir cosméticos, sabemos que pueden surgir bastantes dudas respecto a este tipo de productos. Más si, como en este caso, se trata de un sérum que se aplica en una zona tan visible como es nuestra cara. No te preocupes, porque a continuación te aclaramos las dudas más frecuentes respecto a los sérums antiedad.

Los sérums antiedad son cosméticos con potentes principios activos capaces de retrasar y mejorar el envejecimiento de la piel del rostro. (Fuente: Lakobchuk: 148619015/ 123rf)

¿Qué es un sérum antiedad?

Un sérum es un producto cosmético que, a diferencia de las cremas hidratantes, presenta una mayor concentración de principios activos en su formulación. Además, se caracteriza por tener una textura muy ligera, en forma de emulsión, fluido o gel, que facilita la absorción y la penetración de estos principios activos en las capas más profundas de la piel, consiguiendo de esta manera una gran hidratación.

Los sérums antiedad se caracterizan por estar formulados con principios activos que ayudan a reducir, ralentizar y prevenir los problemas que se producen en la piel por el paso de los años: arrugas, falta de luminosidad, deshidratación, manchas, entre otros.

¿Por qué debería incluir el sérum facial en mi rutina de belleza?

Debido a que los sérums faciales son cosméticos relativamente novedosos, aún existe reticencia por parte de las consumidoras respecto a la eficacia de estos. Sin embargo, te aseguramos que el sérum se puede convertir en uno de tus mejores aliados de belleza. ¿Quieres saber por qué deberías incluirlo en tu rutina de belleza? Por las siguientes razones:

  • Tiene una acción intensiva, debido a su alta concentración de principios activos.
  • Gracias a su textura ligera, no deja sensación grasa como puede ocurrir con las cremas.
  • Sus resultados son visibles a corto-medio plazo.
  • Puede complementarse con otros cosméticos, además de potenciar sus efectos.
  • Se formulan de manera específica para problemas concretos de la piel, por lo que podrás encontrar uno que se adapte a tus necesidades: sérums antienvejecimiento, iluminadores, calmantes, antimanchas, detox, hidratantes y exfoliantes.

¿Cómo aplicar un sérum antiedad?

Para poder sacarle todo el partido posible a los efectos del sérum, es muy necesario también saber la manera correcta de aplicarlo. Es importante incluirlo en tu rutina facial una vez que te desmaquillas y te lavas bien la cara con agua y jabón, y antes de aplicarte la crema hidratante.

A diferencia de otros cosméticos, como las cremas, para aplicar el sérum no es necesario usar más que dos o tres gotas de producto, la cantidad justa teniendo en cuenta su alta concentración de activos. Extiéndelo con movimientos suaves y pequeños toques en el rostro, cuello y escote.

No solo son importantes los principios activos y la concentración de los mismos en la formulación del sérum antiedad, también hay que saber aplicarlo de la forma correcta para obtener buenos resultados. (Fuente: Marctran: 121137646/ 123rf)

¿Qué ingredientes debería incluir un sérum antiedad?

Hay una serie de ingredientes que suelen ser muy comunes en la mayoría de sérums antiedad. En la siguiente tabla puedes ver cuáles son, así como la acción de cada uno de ellos (1, 2, 3, 4, 5, 6):

Ingrediente Acción
Alfa-hidroxiácidos (AHA) como el ácido glicólico, ácido láctico, ácido cítrico, ácido mandélico, ácido málico o ácido tartárico ✓Exfoliante, renovando la superficie de la piel mediante la eliminación de células muertas.
✓Hidratante, disminuyendo la pérdida de agua de la epidermis.
✓Mejora líneas de expresión y arrugas, ya que favorece la renovación celular.
✓Seborregulador, limpia los poros y disminuye el acné, suavizando la textura de la piel.
✓Trata las manchas y homogeneiza el tono de la piel, y aporta luminosidad.
✓Favorece la penetración de otros activos.
Beta-hidroxiácidos (BHA) como el ácido salicílico ✓Exfoliante, renueva la superficie de la piel, mejora las lesiones como cicatrices o acné, suavizando la textura de la piel.
✓Seborregulador, limpia los poros y disminuye el acné, suavizando la textura de la piel.
✓Trata las manchas y homogeneiza el tono de la piel, y aporta luminosidad.
✓Limpia la piel en profundidad, ya que penetra hasta capas más profundas que otros activos.
Vitamina C (ácido ascórbico) ✓Potencia la producción de colágeno, disminuyendo arrugas y signos visibles de la edad, así como líneas de expresión.
✓Reduce la aparición de puntos negros.
✓Aporta protección frente a los rayos UVA perjudiciales y atenúa las manchas que pueden producirse por la sobreexposición al sol.
✓Hidrata y reafirma la piel, aportando luminosidad y suavizando su textura.
Retinol (Vitamina A) ✓Trata signos de envejecimiento como arrugas, pérdida de elasticidad y manchas en la piel, unificando el tono y suavizando su textura.
✓Reduce la aparición de puntos negros, poros dilatados y comedones.
Vitamina E ✓Trata las manchas que aparecen con la edad y agentes externos como la contaminación o el sol.
✓Previene y trata el acné, descamaciones y otro tipo de imperfecciones en la piel.
✓Mejora otras lesiones en la piel como cicatrices o quemaduras.
Ácido hialurónico ✓Hidrata en profundidad, ya que retiene gran cantidad de agua en la piel, aportándole volumen, reduciendo las arrugas y las líneas de expresión.
Niacinamida (Vitamina B3) ✓Aumenta la producción de colágeno y proteínas, suavizando las arrugas.
✓Unifica el tono de la piel gracias a sus propiedades despigmentantes.
✓Gracias a sus propiedades reparadoras, antibacterianas y antiinflamatorias, se usa para tratar y/o prevenir heridas, cicatrices, acné, dermatitis atópica y rosácea.
✓Seborregulador, previniendo la aparición de puntos negros y reduciendo los poros dilatados.
Coenzima Q10 ✓Protege la piel de los daños producidos por la radiación ultravioleta.
✓Estimula la producción de colágeno, aportando luminosidad y elasticidad a la piel, disminuyendo las arrugas y las líneas de expresión.

¿Cómo mejorar la eficacia de un sérum antiedad?

No solo la formulación del sérum hará que sea más o menos eficaz para las necesidades de tu piel. También, como te hemos comentado anteriormente, la forma de aplicarlo es importante. A continuación, te damos algunos consejos más para mejorar la eficacia de un sérum antiedad:

  • Agua tibia: Antes de aplicarte el sérum, lávate la cara con jabón y agua tibia. Enjuágate con agua templada, para conseguir que tus poros y vasos sanguíneos se dilaten. De esta manera, los principios activos penetran mejor.
  • Humedece tu rostro: Una vez que te enjuagues la cara, tras lavártela con jabón y agua tibia, no te seques el rostro completamente. Este tipo de productos suele actuar mejor con la piel algo húmeda.
  • Ligeros toques y pellizcos: Aplica el sérum dando ligeros toques, ejerciendo un poco de presión para que se funda y penetre en la piel. Da pequeños pellizcos con tus dedos índice y pulgar, en forma perpendicular, en las zonas con más arrugas, ya que de esta manera su aspecto se va reduciendo.

¿Cómo prevenir el envejecimiento de nuestra piel?

Es un hecho que el envejecimiento es algo irreversible. Sin embargo, podemos retrasarlo en la medida de lo posible con una serie de prácticas. En el caso de la piel, su cuidado diario depende de una correcta limpieza, tonificación, hidratación o nutrición. Además, debemos evitar una serie de factores externos que también envejecen nuestra piel, como la exposición a las radiaciones del sol (7).

A continuación, te damos una serie de pautas para prevenir y retrasar el envejecimiento de la piel (7, 8, 9):

  • Limita el tiempo de exposición al sol
  • Evita las lámparas y camas de bronceado
  • Utiliza protección solar
  • Cuida tu alimentación
  • Mantén tu cuerpo hidratado
  • Descansa adecuadamente
  • Practica ejercicio regularmente
  • Evita el tabaco
  • Evita el estrés
  • Lleva a cabo una rutina facial con cosméticos que se adapten a tu tipo de piel y sus necesidades

¿A qué edad empezar a usar un sérum antiedad?

Es a partir de los 30 años, cuando la piel comienza a cambiar. Por lo tanto, podríamos decir que el momento adecuado para comenzar a usar un sérum antiedad sería a partir de esa edad. A continuación, te mostramos una tabla con los diferentes signos de envejecimiento de la piel que van apareciendo según la edad, así como el tipo de ingredientes de de los sérums por los cuales que debemos decantarnos:

Edad Signos de envejecimiento de la piel Ingredientes más adecuados
A partir de los 30 años La función de barrera protectora de la piel se va debilitando de manera progresiva, el intercambio de oxígeno en las células se ralentiza, la epidermis va perdiendo cada vez más humedad y va disminuyendo su elasticidad (11) Ingredientes como vitamina C y E, para mitigar los primeros signos de la edad y finas líneas de expresión
A partir de los 45 años Pérdida de colágeno Ingredientes que mantengan la firmeza de la piel como el retinol o la coenzima Q10
A partir de los 55 años Debido a los cambios hormonales producidos por la menopausia, la piel se torna más seca y las arrugas se acentúan Ingredientes altamente nutritivos, que mejoren la estructura de la piel, ayudando de esta forma a regenerar el tejido y recuperar la elasticidad, como el ácido hialurónico

¿Es el sérum antiedad solo recomendado para mujeres?

¡Claro que no! Tanto a mujeres como a hombres, el paso del tiempo les supone consecuencias en la piel. A pesar de las diferencias en la tez por factores intrínsecos como las hormonas sexuales, o extrínsecos, como la exposición solar, al fin y al cabo, los signos del envejecimiento afectan a ambos.

Nuestra recomendación es que, independientemente de tu sexo, utilices sérums antiedad que se adapten a tu tipo de piel y sus necesidades.

Criterios de compra

Ahora que, ya probablemente, hemos disipado tus principales dudas sobre los sérums antiedad, vamos a hablarte sobre una serie de criterios que te ayudarán a decantarte finalmente por un producto en concreto.

Tipo de piel

Dentro del mercado de sérums antiedad, podemos encontrar productos aptos para todo tipo de pieles, pero también algunos con acciones más concretas para pieles grasas, sensibles o mixtas.

A pesar de que el sérum se trata de un cosmético bastante completo, gracias a la acción de sus activos concentrados, sus resultados se pueden mejorar si lo usamos junto con otros tratamientos cosméticos como cremas o tónicos (que sean compatibles), los cuales también han de adaptarse a nuestro tipo de piel.

Composición

Debemos fijarnos en la composición del sérum, no solo para asegurarnos que es antiedad, sino también para ver si se adapta a nuestro tipo de piel. ¡Mucho cuidado con los ingredientes nocivos!

En su composición, no solo han de estar recogidos los principios activos, sino también la concentración de los mismos y el resto de ingredientes del producto. Han de indicarse en el embalaje y, si no resulta posible, es conveniente que estas indicaciones se adjunten de forma que el consumidor disponga de esta información (11).

Independientemente de tu sexo, utilices sérums antiedad que se adapten a tu tipo de piel y sus necesidades. (Fuente: Vyshniakova: 151500080/ 123rf)

Calidad y conservantes

Este aspecto está estrechamente relacionado con el anterior (composición). A la hora de adquirir un cosmético, queremos que sea de calidad. Si, por ejemplo, compramos un sérum antiedad con vitamina C, miramos su composición y este ingrediente aparece casi al final de la lista, probablemente no se trate de un producto de calidad para tratar nuestras necesidades de la piel.

Son muchos los factores que se tienen en cuenta a la hora de elegir los conservantes que se utilizan en cada tipo de cosmético. La elección viene dictada por el resto de ingredientes del sérum, los resultados deseados, el embalaje y la parte del cuerpo en la que se aplica (cara, cuello y escote en este caso). Los conservantes deben ser seguros, compatibles con todos los ingredientes, solubles y con capacidad de dispersarse para optimizar su conservación (10).

Compatibilidad

Hay ciertos ácidos usados en la formulación de diferentes sérums o cremas que no son compatibles, pudiendo dar pie a reacciones y efectos no deseados en la piel. Asimismo, algunos de ellos son incompatibles con la exposición al sol, pudiendo causarnos incluso quemaduras.

Ten en cuenta que la combinación de diferentes principios activos puede ser irritante para tu tipo de piel, e incluso la concentración de los mismos. Por esta razón, te recomendamos que, a la hora de incluir un sérum antiedad en tu rutina facial, consultes previamente a un experto o profesional para que pueda asesorarte de la manera correcta según las necesidades de tu piel.

Resumen

Si tu estantería del baño está repleta de cremas con la esperanza de encontrar alguna que consiga rejuvenecer la piel de tu rostro, es que aún no te has animado a probar los sérums antiedad. Su formulación con potentes principios activos es capaz de reducir, ralentizar y prevenir los problemas que se producen en la tez por el paso de los años: arrugas, falta de luminosidad, deshidratación o manchas, entre otros.

¿A qué esperas para devolver a tu rostro la vitalidad que necesita? Imagínate si Dorian Gray hubiera conocido los sérums antiedad.

Si te ha resultado útil este artículo, no olvides dejarnos tu opinión. Y compartirlo en tus redes sociales con otros usuarios.

(Fuente de la imagen destacada: Efetova: 142349699/ 123rf)

Referencias (11)

1. Tomé C. Así es la mejor crema antiedad según la ciencia [Internet]. Culturacientifica.com. 2017 [citado 28 de abril de 2021]
Fuente

2. Kornhauser A, Coelho SG, Hearing VJ. Applications of hydroxy acids: classification, mechanisms, and photoactivity. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology. 2010;3:135–42.
Fuente

3. Ruiz Martínez MA, Morales Hernández ME. Aproximación al tratamiento del envejecimiento cutáneo. Ars Pharmaceutica. 2015;56(4):183–91.
Fuente

4. Castellanos Ramos GI, Alcalá Pérez D. Antioxidantes en dermatología. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2010;8(4):272-7
Fuente

5. Papakonstantinou E, Roth M, Karakiulakis G. Hyaluronic acid: A key molecule in skin aging. Dermatoendocrinology. 2012;4(3):253-8.
Fuente

6. El cuidado de la piel y el envejecimiento [Internet]. Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. 2017 [citado 28 de abril de 2021]
Fuente

7. Cambios en la piel por el envejecimiento. En: Medlineplus.gov [Internet]. [citado 28 de abril de 2021]
Fuente

8. Argüello AA. Entendiendo el envejecimiento cutáneo. Revista Científica del Hospital Clínica Bíblica. 2019;14(14):48-59
Fuente

9. Lozada SM, Rueda R. Envejecimiento cutáneo. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica. 2010;18(1):10-7.
Fuente

10. Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009 , sobre los productos cosméticos, Diario Oficial de la Unión Europea.
Fuente

11. Preguntas generales y técnicas más frecuentes (FAQ) sobre conservantes en los cosméticos. Grupo de trabajo sobre conservación de los cosméticos en el marco de la Cooperación Internacional en materia de Reglamentación de los Cosméticos (ICCR) Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo especializado
Tomé C. Así es la mejor crema antiedad según la ciencia [Internet]. Culturacientifica.com. 2017 [citado 28 de abril de 2021]
Ir a la fuente
Artículo científico
Kornhauser A, Coelho SG, Hearing VJ. Applications of hydroxy acids: classification, mechanisms, and photoactivity. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology. 2010;3:135–42.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ruiz Martínez MA, Morales Hernández ME. Aproximación al tratamiento del envejecimiento cutáneo. Ars Pharmaceutica. 2015;56(4):183–91.
Ir a la fuente
Artículo científico
Castellanos Ramos GI, Alcalá Pérez D. Antioxidantes en dermatología. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2010;8(4):272-7
Ir a la fuente
Artículo científico
Papakonstantinou E, Roth M, Karakiulakis G. Hyaluronic acid: A key molecule in skin aging. Dermatoendocrinology. 2012;4(3):253-8.
Ir a la fuente
Artículo especializado
El cuidado de la piel y el envejecimiento [Internet]. Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. 2017 [citado 28 de abril de 2021]
Ir a la fuente
Artículo especializado
Cambios en la piel por el envejecimiento. En: Medlineplus.gov [Internet]. [citado 28 de abril de 2021]
Ir a la fuente
Revisión bibliográfica
Argüello AA. Entendiendo el envejecimiento cutáneo. Revista Científica del Hospital Clínica Bíblica. 2019;14(14):48-59
Ir a la fuente
Artículo científico
Lozada SM, Rueda R. Envejecimiento cutáneo. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica. 2010;18(1):10-7.
Ir a la fuente
Reglamento
Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009 , sobre los productos cosméticos, Diario Oficial de la Unión Europea.
Ir a la fuente
Reglamento
Preguntas generales y técnicas más frecuentes (FAQ) sobre conservantes en los cosméticos. Grupo de trabajo sobre conservación de los cosméticos en el marco de la Cooperación Internacional en materia de Reglamentación de los Cosméticos (ICCR) Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
Ir a la fuente
Evaluaciones