Última actualización: 24/11/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

Cuando pensamos en un mandil, recordamos la imagen de nuestras queridas abuelas en la cocina. Solían ir cubiertas por esta prenda mientras nos deleitaban con sus guisos y recetas. Sin embargo, su uso se ha extendido a diversos ámbitos. Hoy en día, llevar mandil en casa o el trabajo es mucho más habitual de lo que creemos.

El mandil es una prenda tradicional que adquiere todo su sentido en nuestra rutina actual. Cocineros, camareros y personal del hogar, todo el mundo tiene el suyo. Si aún no tienes mandil y quieres encontrar el ideal para ti o los tuyos, echa un vistazo a esta guía. Te vamos a enseñar todo lo que todavía no sabes. ¡Vamos!




Lo más importante

  • El mandil es un complemento básico. Se utiliza tanto en las labores diarias del hogar como en diversos sectores laborales. Nos ofrece higiene y seguridad, se trata de una prenda esencial.
  • Hay diversos tipos de mandiles y su variedad es inmensa. Existen distintos tipos según el largo o material. También hay mandiles con extras que harán tu tarea más amena.
  • Elige el mandil que más se adecue a ti. Tendrás que tener en cuenta que sea lo más seguro e higiénico posible. Además, podrás elegir entre diversos modelos que se adapten a tu personalidad. Existen infinitos estilos y diseños.

Los mejores mandiles del mercado: nuestra selección

¿Buscas un mandil y no sabes cuál elegir? No te preocupes. Hemos preparado una lista con los mejores del mercado.  Así te ayudaremos a tomar tu decisión de la forma más adecuada. Ten en cuenta que existen distintos tipos y que has de elegir el que más se adecue a tus necesidades. ¡Empezamos!

Guía de compras: Lo que debes saber sobre mandiles

¿Quieres comprar un mandil para tu día a día o las horas que estés en el trabajo? Entonces, es importante que elijas el que más se adecue a tus necesidades. Para ayudarte a tener toda la información sobre este producto, hemos creado esta guía. Te ayudaremos a decidir qué mandil se adapta más a lo que estás buscando.

El mandil es un complemento básico. Se utiliza tanto en las labores diarias del hogar como en diversos sectores laborales. (Fuente: Racorn: 21264969/ 123rf)

¿Qué beneficios tiene el uso del mandil?

El mandil es un instrumento básico si queremos llevar a la perfección nuestra experiencia en la cocina. ¿Por qué este traje es esencial en nuestras vidas? Aunque creamos que es incómodo llevar otra prenda, hemos de valorar las ventajas que nos ofrece. Además de evitar que las manchas inunden tu ropa, el uso de esta prenda ofrece muchos más beneficios.

El mandil puede evitar enfermedades, ya que impide que gérmenes o bacterias que se incrustan en nuestra ropa se traspasen a la comida.

El uso del mandil reduce accidentes. El mandil impide que derrames o quemes tus prendas de vestir. Así, quedaremos protegidos ante estas lesiones. También puede evitar roces y cortes indeseados. Esto hace del mandil una prenda ideal para nuestra higiene y seguridad en la cocina.

Ventajas
  • Protege nuestro atuendo
  • Evita que gérmenes o bacterias traspasen a la comida
  • Reduce accidentes relacionados con quemaduras o derrames
  • Mantiene nuestra higiene y seguridad
Desventajas
  • Puede resultar incómodo al principio

¿Qué tipos de mandil existen?

El mundo de los mandiles es mucho más amplio de lo que podemos creer en un principio. Podemos encontrar diversidad de ellos, según su material, diseño o función que vayan a desempeñar. Otra de las características en las que nos basamos para dividir estas prendas es en el largo y forma de las mismas.

Podemos encontrar mandiles más largos o cortos. Eso sí, todos han de cumplir con su función principal: protegernos ante posibles agentes externos. Por ello, el mandil común ha de cubrir, como mínimo, la parte delantera del cuerpo. Es, aproximadamente, desde el pecho hasta las rodillas.

Teniendo esto en cuenta, existen diferentes tipos de mandiles según el largo o longitud del mismo.

Tipo de mandil ¿Cómo es? Lo recomendamos para
Mandil corto Cubre hasta encima de la rodilla. Es el que menor longitud tiene. Labores que no requieran excesiva protección. Común en camareros y mesoneros por su practicidad.
Mandil largo rodilla Este tipo se alarga hasta esconder nuestras rodillas. Puede limitar algo más el movimiento, pero nos ofrece mayor cobertura ante percances. Actividades con un poco más de riesgo, como la cocina de nuestro hogar.
Mandil francés La tela se alarga hasta los tobillos. Nos procura la máxima higiene y su estilo es más sobrio. Prestigiosos chefs y cocineros que optan por un estilo elegante y máxima protección.
Mandil con peto Mandil clásico reinventado en forma de peto. Suele incluir bolsillos. Moderno y actual. Se adapta bien a las necesidades de hosteleros y comerciantes.

¿Cuál es la diferencia entre un mandil de uso profesional y uno de uso casero?

A la hora de elegir el mandil que más nos convenga, debemos tener en cuenta el uso que vamos a hacer del mismo. Hay numerosas alternativas para escoger. Solo tenemos que pensar en nuestras necesidades para elegir con criterio.

Si nuestra aspiración es adquirir un mandil para uso casero, optaremos por un mandil ligero, cómodo e higiénico. Una pieza que nos proteja, pero a la vez nos ofrezca libertad de movimiento. Es recomendable que nos recubra el torso completo. Podemos elegir un modelo original o divertido y hacer de nuestra jornada un momento más jovial.

El mandil de uso profesional también se ha convertido en un hito importante a la hora de uniformar a los trabajadores. Hosteleros, comerciantes o artesanos eligen esta prenda para su día a día. Un trabajador con un mandil transmite una imagen de formalidad, higiene y corporativismo. Es aconsejable optar por una prenda sobria que transmita los valores de nuestra empresa y que ofrezca absoluta seguridad al que la porta. Por ello, ha de ser más robusto y largo, sin dejar de lado la comodidad.

Hay diversos tipos de mandil. La variedad es inmensa. Existen distintos tipos según el largo o material. (Fuente: Ammentorp: 60508537/ 123rf)

¿Qué tamaño escojo para mi mandil?

Seguro que te preguntas qué talla o tamaño de mandil es adecuado para ti. Por lo general, no encontramos tallas en estos productos. Sin embargo, sí podremos distinguir entre tamaños. Existen mandiles para niños o adultos. Los mandiles para adultos suelen ser unisex.

Estas prendas incorporan tiras y correas ajustables para adaptarse a tu fisionomía. No será un inconveniente que no existan las 'tallas' a las que acostumbramos a dirigirnos para elegir una prenda.

Es importante que nos fijemos en los detalles de las cintas o correas. Estas deben ser lo más largas posibles para poder anudarlas a nuestro gusto. También podemos elegir el largo de nuestro mandil, según la cantidad de cuerpo que queremos que cubra. Podemos optar por modelos cortos y ligeros o por tipos más largos que recubran la mayor parte posible de nuestro cuerpo.

¿Necesita bolsillos tu mandil?

Existen mandiles sencillos. Su función es únicamente protegernos ante incidentes y proporcionarnos la higiene necesaria en nuestro día a día. Sin embargo, la evolución del mandil nos ofrece nuevas ventajas para hacernos la vida más fácil. Es el caso de los mandiles con bolsillos.

Los bolsillos son realmente útiles en un mandil si trabajamos con extras que necesitamos tener a mano a cada segundo. Si eliges un mandil con bolsillos, podrás almacenar en ellos otros artículos que precises para realizar tus tareas. Por ejemplo, si eres camarero, podrás utilizar los bolsillos para guardar tu libreta y bolígrafo o el abridor con el que trabajas.

Si utilizamos el mandil podemos evitar accidentes, como derrames o quemaduras. (Fuente: Ocskaymark: 144157713/ 123rf)

¿Cuándo usar el mandil?

El mandil es un instrumento básico en la cocina. Es indiferente que seas un cocinero profesional o no. El uso del mandil se recomienda siempre que estés en una cocina o lugar en el que trabajes con alimentos o productos determinados. Nosotros te recomendamos su uso cada vez que vayas a preparar un rico plato o intentes deleitar a tus amigos con la nueva receta de moda.

Pero su uso no se limita únicamente a la cocina. Existen numerosos oficios que requieren del uso del mandil. Es el caso de los artesanos, peluqueros y barberos, dependientes o barmans. Siempre que podamos proteger nuestra ropa de factores externos, hemos de optar por el uso del mandil.

Criterios de compra

Elegir el mandil adecuado no es sencillo. En los detalles está la diferencia. Para acertar con nuestra compra y escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades, hemos de revisar sus cualidades. De esta manera, podremos tomar una decisión coherente. Aquí te dejamos algunos aspectos a tener en cuenta:

Material

El material del que está hecho el mandil es un factor esencial a considerar antes de decantarnos por cualquiera. Según la materia que se haya utilizado en la fabricación, el mandil que elijamos nos ofrecerá unas funcionalidades distintas. Debemos conocer qué aporta cada material al textil que vayamos a elegir.

Aquí, te ofrecemos una lista con los principales materiales que podrás encontrar:

  • Poliéster: Es ideal para evitar manchas y arrugas. Sin embargo, es un material inflamable. Por tanto, será ideal para camareros y deberemos evitarlo en la cocina u otros lugares donde trabajemos con fuego.
  • Algodón: Este material es menos inflamable que el poliéster. Además, es un textil ligero, fresco y cómodo. Recomendado para utilizarlo en la cocina.
  • Poliéster y algodón o polialgodón: En ocasiones, el textil que se utiliza para el mandil une ambos materiales para generar prendas que sean frescas y ligeras. Estos mandiles son de fácil mantenimiento y menos inflamables.
  • PVC: El PVC es impermeable, por tanto, perfecto para mantener la higiene. Su uso se recomienda para oficios en los que se manipulan alimentos o sustancias húmedas.
  • Mandil de piel o cuero: Protege ante situaciones extremas. Suele utilizarse en trabajos de herrería y soldadura.

El uso del mandil está extendido en todas las cocinas profesiones, ya que evita que los alimentos se contaminen. (Fuente: Rawpixel: 116616338/ 123rf)

Seguridad

Siempre estamos expuestos a pequeños accidentes que podemos evitar. En nuestra cocina o en el trabajo podemos sufrir contratiempos con los que no contamos. El uso del mandil se vuelve necesario en estos casos. Hemos de tener en cuenta que esta prenda protege nuestra ropa de manchas y suciedad. No obstante, también puede prevenir mayores percances.

Si utilizamos un mandil no inflamable, evitará quemaduras. Si deseamos esquivar roces o cortes que pueden producirse al realizar nuestras tareas, entonces elegiremos el PVC. Para trabajos en los que nos exponemos a fuego y chispas, el mandil de piel será el idóneo. En el hogar podemos conformarnos con una tela más ligera, como el algodón. La elección dependerá de la actividad que vayamos a realizar.

Higiene

La higiene es fundamental en nuestro día a día. Para mantenerla siempre, la utilización del mandil es una apuesta segura. Cuando hacemos labores del hogar o si trabajamos en un lugar en el que hay comida o suciedad, es bastante fácil que nuestra ropa se manche. Incluso, puede estropearse definitivamente.

Para evitar estas situaciones, optar por un mandil es una magnífica idea. Esta pieza de tela recubrirá nuestras prendas o uniforme y evitará que sufran desperfectos. Además, la función del mandil es bidireccional. Es decir, aparte de preservar tu indumentaria, actúa como protección para que los gérmenes que podamos portar nosotros no traspasen a los alimentos.

¿Cómo aporta higiene el mandil a nuestra rutina?

  • Evita que nuestra ropa se manche y estropee.
  • Evita que suframos derrames.
  • Evita que los alimentos se contaminen.

Con el mandil evitarás salpicaduras y estropear tu ropa. (Fuente: Gpointstudio: 38321169/ 123rf)

Comodidad

El mandil ha de presentarse como una prenda cómoda, fácil de poner, llevar y quitar. Si vamos a añadir este tejido a nuestra rutina, optaremos por elegir el más confortable. ¿Cómo? Buscando que sus características nos ofrezcan la holgura que deseamos para llevar a cabo nuestras rutinas.

Para ello, encontramos diversas opciones que pueden adaptarse a nuestras necesidades. Tendremos en cuenta el largo del del mandil, si es ajustable, si lleva o no bolsillos. En todo caso, buscamos libertad de movimiento y que el diseño y estructura de nuestro mandil se adapten a nuestras preferencias.

Durabilidad

Cuando estamos decididos a comenzar a utilizar el mandil, deseamos que el elegido sea el adecuado. Cuanto mejor sea el tejido, mayor será su durabilidad. Ya conocemos los materiales que suelen utilizarse en estas prendas y la durabilidad que nos van a ofrecer.

El mandil ideal ha de ser resistente a numerosos lavados y fácil de limpiar. Ten en cuenta que será necesario hacerlo casi a diario. Seguramente, el mandil de polialgodón sea el que más durabilidad nos ofrezca. Esto no implica que no lo hagan el resto. Independientemente del textil que elijamos, este ha de ser de calidad. Debemos tener claro qué uso le vamos a dar a nuestro mandil y cuántos lavados "va a sufrir".

Hay cantidad de estilos de mandil para elegir, todo dependerá del uso que quieras darle. (Fuente: Rh2010: 161634570/ 123rf)

Diseño

¿Te gusta llevar tu personalidad a la máxima expresión? Si vamos a hacer del mandil una nueva prenda en nuestra rutina, ¿por qué no elegir un diseño que nos represente y con el que nos sintamos bien? Hay cantidad de opciones en cuanto a estilos. Elige un mandil original si quieres ser el centro de todas las miradas.

Con bolsillos, de colores, con estampados, vaqueros, con correas de cuero, entre otros. Las variedades son casi infinitas. Pero nunca dejes de lado la funcionalidad y calidad del mandil. Si tienes un negocio y quieres adquirir mandiles para los trabajadores, será sencillo escoger una opción que represente la imagen de tu marca.

Relación calidad - precio

Al igual que tenemos infinitas opciones para elegir qué mandil queremos comprar, la variedad también se encuentra en los precios. El rango es amplio, estos suelen oscilar entre los 10€ y los 40€. Siempre dependiendo del tipo de mandil que queramos comprar y sus características.

No hace falta gastarse mucho dinero para comprar un mandil de calidad. Si se trata de mandiles de trabajo o con diseños determinados, el desembolso será mayor. Nosotros te recomendamos que no escatimes si deseas un mandil más especial. Los extras pueden aumentar el precio, pero también nos ofrecen mayor utilidad.

Resumen

El mandil ha sido, es y será, un complemento indispensable en nuestra historia. Sin embargo, el tradicional mandil ha evolucionado. Hoy en día, encontramos cantidad de nuevas opciones para adaptarlo a nuestra nueva forma de vida.

La seguridad e higiene de esta prenda, la hacen indispensable para las tareas a las que nos enfrentamos en casa o en el trabajo. Existen cantidad de tipos. Desde pequeños mandiles que cubren lo justo para no mancharnos, hasta petos con bolsillos que se convierten en nuevos uniformes de trabajo.

Además, los fabricantes se han puesto manos a la obra para ofrecerte variedad de diseños y estilos. Llevar mandil no está reñido con potenciar tu estilo. La gama de la que disponemos es enormemente amplia para adaptarse a tus gustos.

No olvides que la funcionalidad del mandil es clave. Sirve para estar siempre limpio y cómodo, además de para evitar accidentes innecesarios. Decídete ya por el tuyo y pruébalo. ¡No vas a poder vivir sin él!

(Fuente de la imagen destacada: Rido: 108467983/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones