Última actualización: 14/05/2021
Auch verfügbar in:

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

126Comentarios recaudados

La lavadora es un electrodoméstico esencial en un hogar. Sin embargo, encontrar una lavadora que se ajuste a nuestras necesidades puede ser complicado. Hay una gran oferta y muchas dudas en torno a los tipos de lavadoras que existen, la funcionalidad de sus programas y cuál es su correcto mantenimiento.

En esta guía esperamos resolver las dudas que puedas tener. A lo largo de la guía, desarrollaremos sus funcionalidades y criterios principales para que encuentres  la lavadora que mejor se ajusta a tu hogar. Datos como la capacidad de carga, el centrifugado y la eficiencia energética serán determinantes. ¡Este artículo contiene todo lo que necesitas!




Lo más importante

  • Los principales tipos de lavadoras son las lavadoras de carga frontal y las lavadoras de carga superior. Asimismo, lavadora-secadoras, lavadoras manuales y lavadoras portátiles. En los próximos apartados profundizamos sobre esto.
  • Debemos evitar sobrecargar la lavadora o exceder el uso de detergente, jabón o suavizante. Estos malos hábitos no harán que la ropa se limpie más ni mejor.
  • La capacidad de carga, el centrifugado o la eficiencia energética son características fundamentales a tener en cuenta a la hora de comprar una nueva lavadora.

Las mejores lavadoras: nuestra selección

Encontrar una lavadora que se ajuste a nuestras necesidades es una tarea difícil. Por ello, para facilitarte la búsqueda, te presentamos una lista con las mejores lavadoras del mercado. Todas ellas tienen distintas características para que puedas encontrar la que más te conviene.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre lavadoras

Ser conscientes del manejo y uso de nuestro electrodoméstico nos ayudará a entender qué necesitamos y por qué se ajusta a nuestro hogar. Por ello, es importante saber cómo funciona una lavadora. A continuación, te explicamos todo lo que debes conocer sobre las lavadoras y las preguntas más comunes.

Mujer viendo su ropa

Debemos evitar sobrecargar la lavadora o excedernos en el uso de detergente, jabón o suavizante. (Fuente: Popov: 43306220/ 123rf.com)

¿Cómo se usa una lavadora?

El proceso inicia antes de meter la ropa en la lavadora. Primero, hay que separar nuestra ropa por grupos, de acuerdo con su delicadeza y sus colores. Es aconsejable separar los colores fuertes de los colores suaves para que no haya traspaso de color. Adicionalmente, será mejor no sobrecargar la máquina ni dejarla muy vacío, pues esto podría dar lugar a averías en el futuro.

  1. Una vez hayamos introducido nuestra ropa en el tambor nos toca poner el detergente y suavizante. Por lo general, tanto el detergente como el suavizante se ponen en el cajetín de la lavadora. El cajetín está dividido en tres secciones, marcadas por un I, un II, y una flor o asterisco. El detergente se coloca en las secciones I y II, y el suavizante en la flor o asterisco.
  2.  La razón por la que hay dos secciones para el detergente es la función de prelavado. Si nuestra ropa está muy sucia puede ser conveniente que la prelavemos. Para ello, tendremos que echar detergente en las secciones I y II. Si no queremos un prelavado para nuestra ropa, bastará con echar detergente en la sección marcada por el símbolo II.
  3. A continuación, elegiremos el programa de lavado para nuestra ropa. Cerraremos la puerta de nuestra lavadora y presionaremos el botón de inicio. Es importante asegurarse de que cerramos bien la puerta, ya que, en muchos casos la máquina no iniciará el lavado si detecta que esta está abierta.

Poner detergente o cualquier otro producto en exceso no va a ayudar a nuestra ropa, sino que puede estropearla. Cada producto para la lavadora suele especificar cuánto hay que poner en sus instrucciones.

¿Cómo saber qué programa de la lavadora es adecuado para nuestra ropa?

Los programas de lavado suelen venir al rededor de una rueda, la cual giraremos para seleccionar el programa que más nos convenga. Cada lavadora es diferente y tiene sus programas de lavado organizados de una manera distinta, pero hay denominadores comunes que podemos identificar.

  • Delicado: el satén, la seda o la ropa de encaje se considera ropa delicada y, por tanto, tienen un programa específico. Las características del lavado delicado incluyen un ciclo corto, a baja temperatura y con un centrifugado a bajas revoluciones.
  • Lana: la ropa de lana es un tejido especialmente sensible a las altas temperaturas. Por tanto, no se debe superar con estas prendas los 30 ºC o nuestra ropa podría encogerse. Al igual que con el programa delicado, el centrifugado también será a bajas revoluciones.
  • Algodón y lino: tanto el algodón como el lino son tejidos que admiten programas con temperaturas más altas y centrifugados más rápidos. En el caso de las prendas blancas podemos poner una temperatura de hasta 90 ºC, mientras que en las de color es mejor no superar los 60 ºC.
  • Sintéticos: hay muchos tejidos sintéticos, pero algunos de los más conocidos son el poliéster, el nailon y la licra. Estos tejidos son sensibles al calor, por lo que utilizaremos programas con agua fría o templada, es decir, de 40 ºC o 60 ºC.
  • Rápido: este programa destaca por su corta duración. Su temperatura ronda los 30 ºC o 40 ºC, por lo que es ideal para ropa que no está muy sucia. Hay lavadoras que tienen un programa Sport que también es de corta duración, pero tiene una temperatura mayor para limpiar en más profundidad.

Las lavadoras de carga frontal tienen su puerta situada en la parte delantera. Por esta razón la carga puede ser más incómoda. (Fuente: Buissinne: 2668472/ 123rf.com)

¿Qué tipos de lavadora hay?

Las lavadoras se dividen principalmente en dos categorías: lavadoras de carga frontal y lavadoras de carga superior. Estas reciben su nombre por el lugar donde están situadas sus respectivas puertas, pudiéndose abrir por el ojo de buey de la cara delantera de la lavadora o abriendo en su totalidad la parte de arriba. Sin embargo, hay muchas más diferencias entre estas lavadoras que la posición de sus puertas.

Lavadoras de carga superior

  • Si donde ubiquemos la máquina hay algo encima, entonces no podremos comprar una lavadora de carga superior, puesto que no podríamos abrirla.
  • Las lavadoras de carga superior tienen limitada su capacidad, por lo que de forma general no es fácil encontrar estas lavadoras con gran capacidad de carga.
  • Las lavadoras de carga superior suelen ser más pequeñas, por lo que pueden resultar muy convenientes para espacios reducidos.
  • Las lavadoras de carga superior utilizan agitadores para remover la ropa y tienen que llenarse de agua para empezar sus ciclos.

Lavadoras de carga frontal

  • Con una lavadora de carga frontal es probable que haya que agacharse para meter la ropa, lo cual puede suponer un problema para personas con movilidad reducida.
  • Por otra parte, las lavadoras de carga frontal son más fáciles de integrar en un espacio con otros electrodomésticos o una encimera.
  • las lavadoras de carga frontal tienen un tambor que utiliza menos agua que las lavadoras de carga superior.
carga frontal carga superior
Puerta delante arriba
Tamaño mayor menor
Ubicación integrables espacios reducidos
Capacidad mayor menor/limitada
Eficiencia mayor menor
Funcionamiento tambor giratorio agitadores
Comodidad al cargar menor mayor
Precio mayor menor

¿Cómo se instala una lavadora?

Dependiendo de donde compremos nuestra lavadora, la instalación puede venir incluida en el precio o no. Si queremos instalarla nosotros mismos solo debemos seguir unos sencillos pasos.

  1. Retirar los tornillos de transporte: estos se encuentran en la parte posterior de la lavadora y se pueden quitar con una llave inglesa o con un destornillador. Para tapar los huecos que han dejado los tornillos debemos utilizar los tapones que encontraremos en la caja de la lavadora.
  2. Conectar la lavadora a la toma de agua y luz: debemos conectar la lavadora a la red eléctrica, a la toma de agua y a un desagüe. De este modo podremos encender y apagar nuestra lavadora y permitir que el agua pueda entrar y salir del tambor al lavar la ropa. Para conectar el circuito de agua corriente con la lavadora usaremos el tubo, que también trae la lavadora, y lo enroscaremos en el grifo de nuestra casa y en la toma de agua A de la lavadora.
  3. Situarla en un suelo plano: es muy importante que nuestra lavadora esté situada en un lugar sin desniveles. En el caso de que eso no sea posible debemos utilizar unas patas regulables.
  4. Poner una lavadora sin ropa: debemos comprobar que nuestra lavadora funciona y que hemos realizado bien nuestra instalación. Para ello iniciaremos un programa de lavado con el tambor vacío y sin haberle echado detergente ni ningún otro producto.

¿Cómo se limpia la lavadora y se evitan los malos olores?

Las lavadoras se ensucian, como cualquier otro electrodoméstico, y depende de nosotros el mantenerla en un buen estado para evitar que aparezcan malos olores. Además de la superficie de la lavadora, también debemos prestar especial atención al cajetín del detergente y a la goma de la puerta. En estos sitios pueden acumularse residuos de los productos o jabón y agua que acabarán provocando malos olores.

Como hemos mencionado anteriormente en el artículo, es importante no excederse en el uso de detergente y suavizante. Este es uno de los malos hábitos que hará que se cree un exceso de espuma y se acumulen residuos en los conductos de la lavadora. Asimismo, debemos evitar sobrecargar la lavadora, pues esto da lugar a que el detergente no se distribuya bien por nuestra ropa y se acumule en el tambor.

muchas lavadoras en un cuarto

Los principales tipos de lavadoras son las lavadoras de carga frontal y las lavadoras de carga superior. (Fuente: Kachmar: 115336408/ 123rf.com)

¿Cómo reparar una lavadora?

Nuestra lavadora puede fallar por muchos motivos y no siempre es fácil saber cuál es el origen del problema. Eso si, lo primero que debemos comprobar es si esta sigue en garantía. De esta forma podremos asegurarnos de que un profesional solucione el problema.

En el caso de que la queramos reparar nosotros, préstale atención a los siguientes consejos:

  1. Conéctala y desconéctala. Asegúrate de que está bien conectada a la red eléctrica y de que el cable de alimentación no esté dañado.
  2. Prueba cargándola con menos ropa de lo normal.
  3. Si tienes una fuga, los principales puntos a revisar son la manguera (si está rota), el filtro de drenaje (si está tapado) y el respiradero.
  4. Para deshacernos de los restos de jabón pon la lavadora sin ropa a máxima temperatura.
  5. Si la puerta no está bien cerrada se saldrá el agua. Es importante observar que no se queda nada entre la puerta y el tambor.
  6. Si observamos que nuestra lavadora pierde agua por debajo al centrifugar, puede que se haya roto su bomba. En este caso tendremos que llamar al servicio técnico.
  7. Si el tambor no gira, puede ser porque la correa está rota, suelta o descolgada. Nuestra mejor opción es llamar a un profesional.

¿Cuáles son las alternativas al producto?

La lavadora-secadora es la unión de ambos electrodomésticos en uno. Si queremos ahorrar espacio y tiempo, esta puede ser una buena alternativa a la lavadora tradicional. La lavadora-secadora se puede utilizar solo para lavar, solo para secar, o se pueden combinar ambas funcionalidades para nuestra colada.

Sin embargo, estos electrodomésticos también tienen desventajas, como que su con consumo es mayor, se estropean con mayor facilidad y pueden ser más ruidosas. Sin embargo, dependerá de cada modelo. Lo mejor es comprobar lo que dicen los usuarios al respecto.

Si no queremos utilizar lavadoras eléctricas, una buena alternativa son las lavadoras manuales. Estas se encuentran en distintos tamaños y podemos encontrar algunas que son fáciles de transportar y muy económicas.

Las lavadoras manuales, al no usar electricidad, suelen funcionar a través de un pedal o una manivela que hacen que el tambor gire. Tendremos que echarles agua, detergente, y después meteremos nuestra ropa. Con la manivela haremos que el agua se mezcle con el detergente y produzca espuma. Es un mecanismo muy simple y que podemos adaptar a nuestras necesidades.

Lavadora-secadora Lavadora manual/portátil
Espacio Reduces espacio al tener dos electrodomésticos en uno muy pequeño y transportable
Capacidad gran capacidad muy poca
Eficiencia peor eficiencia gran eficiencia
Comodidad mayor al tener más funcionalidades mayor al ser portabilidad y menor en su poca capacidad
Precio mayor que una lavadora mucho menor que una lavadora

Criterios de compra

Hay varios aspectos que debes tener en cuenta para encontrar la lavadora que mejor se ajuste a tu hogar y quedar satisfecho con tu compra. Por ello, hemos hecho una lista con los factores más importantes a la hora de comprar tu próxima lavadora. Son los siguientes:

Capacidad

La capacidad de carga mide la cantidad de kilos de ropa que se pueden meter en el tambor de la lavadora. Por tanto, cuando nos hablan de la capacidad de una lavadora, nos están diciendo cuánto peso puede soportar esa lavadora funcionando en un estado óptimo.

Es importante remarcar que siempre se recomienda llenar el tambor de la lavadora cuando hagamos la colada. De este modo, tendremos un mejor consumo al reducir el gasto de agua y electricidad de nuestro electrodoméstico y contribuiremos al medioambiente con hábitos sostenibles. Por esta razón, es importante encontrar una lavadora con una capacidad que se adapte a las necesidades de nuestro hogar. Más no tiene por qué ser mejor.

Nuestra recomendación es la siguiente:

  • Para hogares de más de 4 personas: hasta 9 kg de capacidad de carga.
  • Para hogares de 4 personas: hasta 8 kg de capacidad de carga.
  • Para 2 o 3 personas: hasta 7 kg de carga.
  • Para 1 o 2 personas: hasta 6 kg de carga.

Centro de lavado

Debemos evitar sobrecargar la lavadora o excedernos en el uso de detergente, jabón o suavizante. (Fuente: Pcphotography: 149170977/ 123rf.com)

Eficiencia energética

Saber la eficiencia energética de nuestra lavadora es importante. Este dato te permitirá conocer el posible consumo, el cual afecta tanto al presupuesto de nuestro hogar como a la sostenibilidad del medio ambiente.

Saber la eficiencia energética de nuestra lavadora es muy fácil. Desde el año 2010 hay unas etiquetas vigentes en la Unión Europea que indican la clase energética, el consumo energético anual, el consumo de agua anual, la eficacia de secado al centrifugar y los niveles de ruido durante el lavado y el centrifugado.

La clase energética se califica del A+++ hasta la D, siendo los electrodomésticos con A+++ los que tienen mayor eficiencia y D los que menos. Entre ambas etiquetas hay una diferencia de consumo del 40 %.

Centrifugado

El centrifugado es la fase después del lavado que se encarga de reducir la humedad de la ropa. Para reducir la humedad el tambor de la lavadora gira a gran velocidad. La velocidad la medimos en revoluciones por minuto (rpm), marcando el número de vueltas que puede dar el motor en un minuto. Cuanto mayor sea el número de revoluciones por minuto más rápido girará nuestra lavadora y más secará la ropa.

Al comprar una lavadora, debemos fijarnos en cuál es su velocidad de centrifugado para saber cómo de seca saldrá nuestra ropa. Una lavadora de 600 rpm solo quitará un 20 % de la humedad de la ropa, mientras que una de 1400 rpm absorberá un 50 % de su humedad. Dependiendo de si vives en un clima húmedo o si cuentas con una secadora aparte, necesitarás más o menos velocidad de centrifugado.

lavadora en uso

Los principales tipos de lavadoras son las lavadoras de carga frontal y las lavadoras de carga superior. (Fuente: Lipskiy: 145979076/ 123rf.com)

Ruido

Las lavadoras son un electrodoméstico muy ruidoso. Si podemos mantener nuestra lavadora aislada del resto de la casa puede no importarnos cómo de ruidosa sea, pero, cuando es parte de nuestra cocina o baño, esto puede llegar a ser muy molesto. Por ello este factor es muy importante a la hora de comprar una lavadora.

Generalmente, el centrifugado es la fase más ruidosa cuando lavamos la ropa en la lavadora. Aunque esto ocurre por la potencia a la que la lavadora pone al motor durante el centrifugado. No es cierto que cuantas más revoluciones por minuto (rpm) tenga una lavadora, más ruidosa tenga que ser.

Para contrarrestar el ruido que la lavadora pueda ocasionar, muchas cuentan con aplicaciones y diseños especiales que las hagan especialmente silenciosas. Además, como hemos comentado en un criterio anterior, las etiquetas vigentes en la Unión Europea marcan los niveles de ruido durante el lavado y centrifugado para que podamos estar informados acerca de este factor.

Durabilidad

La vida media de una lavadora es de poco más de 11 años. Sin embargo, dependiendo de qué marca compremos podemos esperar una calidad de vida mayor o menor a la media.

La marca alemana Miele cuenta con las lavadoras más longevas del mercado, de hasta 16 años. Por detrás de ella, marcas como Siemens, AEG, Smeg y Zanussi llegan a los 12 años.  Balay, New Pol, Bosch, Electrolux y Brandt se quedan en la media. Mientras que Candy, Hoover, Edesa, Indesit, Whirlpool, Hotpoint y Daewoo están entre los 10 y 9 años de durabilidad.

Resumen

En definitiva, una lavadora es un electrodoméstico elemental en nuestro hogar para lavar la ropa. Debemos tener en cuenta que hay varios tipos de lavadoras, como la lavadora de carga superior y la de carga frontal. Asimismo, hay alternativas como las lavadora-secadoras o las lavadoras manuales y portátiles. Todas estas tiene sus propias características, como la capacidad de carga, el centrifugado, la eficiencia energética, el ruido y la durabilidad.

Para mantener nuestra lavadora en un buen estado, debemos acordarnos de limpiarla, revisar si tiene alguna avería y dedicar tiempo a hacer nuestra colada usando los programas apropiados. Principalmente debemos evitar sobrecargar nuestra lavadora y echar productos, como el detergente o el suavizante, en exceso. ¡De este modo podremos tener unas coladas perfectas!

(Fuente de la imagen destacada: Fabrikacrimea: 147032568/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones