Última actualización: 26/11/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

A todos nos apetece un plan de película, sofá y manta cuando llegan los días fríos de otoño o invierno. Pensar en este concepto nos resulta acogedor, cálido y agradable, y por ello debemos hacer la elección perfecta. Pero, ¿no sería mejor tener el cobertor más funcional del mercado, que sirva de abrigo y además, que también decore nuestro hogar? Las frazadas se están haciendo un hueco en las casas, con más estilo y diseño.

Pueden ser simples mantas para el sofá o para la cama, o realizar su función más principal en los días fríos. En la actualidad, esta tendencia ha hecho que existan multitud de tipos de todos los colores, grosores, diseños y para todas las estancias de nuestra casa. En este artículo, te convenceremos de por qué una frazada es el producto que le falta a tu hogar para hacerlo un referente en decoración.




Lo más importante

  • Las frazadas se pueden utilizar y colocar en estancias de nuestro hogar como el sofá, la cama o a los pies de esta.
  • Las tendencias de frazadas con más popularidad son las acolchadas, étnicas o con flecos.
  • Los tejidos recomendables para frazadas son los que produzcan una sensación agradable y suave al tacto. Entre los más adecuados, pueden estar el algodón o la lana.

Las mejores frazadas del mercado: nuestras recomendaciones

A la hora de buscar la frazada adecuada, debemos tener claro qué estancia de nuestra casa va a ocupar. Tenemos que establecer si vamos en busca de un cobertor para el sofá, pudiendo ser un diseño innovador y de tamaños pequeños; o una frazada para la cama, cálida y placentera al tacto. A continuación, te mostramos algunos de los mejores productos del mercado.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las frazadas

Desde siempre, la manta ha sido un objeto imprescindible en invierno en todas las casas. Con el paso del tiempo, este producto ha ido adquiriendo otras funciones además de la principal, y se ha convertido en un artículo totalmente necesario en los hogares. Este material de decoración ha venido para quedarse, por lo que a continuación responderemos algunas de las cuestiones principales antes de hacerte con una para tu hogar.

La lana es un tejido que hace a las mantas cálidas, transpirables y absorben perfectamente la humedad. (Fuente: Miroshnichenko: 5407276/ Pexels)

¿Por qué comprar una frazada?

Las frazadas se han ganado un hueco en nuestros domicilios por ser estéticas y funcionales. No hay nada como llegar a casa después de un largo día y ponerte a ver tus programas o series favoritas con este artículo por encima. Para ello, es muy importante hacer hincapié en los materiales y el tejido que las componen, ya que dependerá de ellos que la manta sea cómoda y cálida.

La manta, además de tener su uso más común, puede darle a nuestras habitaciones el toque que les falta. En la actualidad, no paran de surgir frazadas con diseños perfectos para colocar en el salón de nuestra casa. En este caso, se recomienda que sean de un tamaño menor para decorar partes de nuestro sofá o butacas.

Este producto puede aportar el contraste perfecto al tejido o los materiales de los muebles, para así romper con la monotonía y lo establecido en la decoración de nuestros hogares.

¿Dónde podemos colocar una frazada?

Generalmente, siempre hemos tenido una manta o colcha a un lado del sofá, o en nuestra habitación, para calentarnos en los días de temperaturas más bajas. Con esta tendencia en alza, la funcionalidad de las frazadas ha variado y podemos usarla como mero elemento estilístico en nuestro hogar.

Dependiendo del lugar donde la coloquemos, junto con un diseño adecuado acorde al mobiliario de la estancia, hará que esta carezca de frialdad y posea un ambiente muy agradable. Las frazadas se pueden colocar en:

  • Sofás y sillones: Debemos tener en cuenta que el diseño y los colores de los cobertores deben concordar con nuestro sofá o sillón, ya que esto aportará a la habitación un estilo único. En este caso, la frazada para el sofá puede tener la utilidad de calentarnos en los días de temperaturas más bajas, por lo que será conveniente reparar en el tejido y el grosor, entre otras cosas.
  • Cama: Las frazadas para la cama harán que nuestro cuarto tenga una estética más acogedora y, además, siempre tendremos ganas de acostarnos arropados hasta arriba.
  • A los pies de la cama: En este caso, las frazadas a los pies de la cama tendrán una función meramente estilística, ya que las usaremos como alfombra. Las de pelo quedan muy bien y aportan un clima muy confortable y plácido a nuestra habitación.

¿Cuáles son los mejores tejidos para frazadas?

Aunque las mantas siempre hayan tenido como función mantenernos calentitos en nuestro sofá o nuestra cama, también pueden hacer que la casa posea un estilo único y no le falte ningún detalle en la decoración. Lo recomendable es que la frazada, además, sea funcional, por lo que el tejido es clave para elegir la más adecuada.

Debemos elegir un tejido, principalmente, que sea agradable al tacto. De nada sirve una frazada que aporte estilo a las estancias, pero que al tocarlas o tenerlas cerca nos vaya a resultar desagradable. Los tejidos más adecuados pueden ser:

  • Algodón: Debe ser un algodón suave y ligero, para hacerla ideal tanto para el invierno como para el verano, si no nos gusta dormir muy abrigados. Es un tejido apto para personas con pieles sensibles y alergias, pero debemos estar muy atentos a las recomendaciones sobre el lavado, para que el material no pierda calidad.
  • Lana: Es un tejido natural perfecto para los días de bajas temperaturas. Hace a los cobertores cálidos, transpirables y absorben perfectamente la humedad.
  • Cashmere: Aunque este material suele elevar el precio de las mantas, ya que su obtención y fabricación requieren mucha mano de obra, es uno de los tejidos más duraderos y suaves.
  • Poliéster: Este tejido hará que la manta sea más asequible y duradera, ya que resisten lavados y secados durante años. También se pueden buscar mantas que combinen poliéster y algodón u otros materiales, para darle resistencia al producto sin perder suavidad.

La frazada para el sofá es un elemento bastante funcional en la decoración de nuestro hogar. (Fuente: Taylor: 1421176/ Pexels)

¿Cuáles son las últimas tendencias en frazadas?

Como hemos comentado con anterioridad, las mantas ya no sirven simplemente para resguardarnos del frío. Ahora, también poseen una función decorativa muy importante. Atrás quedan los días en los que las frazadas que teníamos en casa eran de diseños simples o, a veces, hasta de publicidad.

En la actualidad, son un elemento muy significativo y cuidaremos todos los detalles para elegir la que mejor encaje en cada estancia de nuestro hogar. A continuación, te comentamos algunas de las últimas tendencias en frazadas:

Tendencia Descripción
Tradicionales De tejidos como la lana, nos han acompañado en las etapas más importantes de nuestra vida. Son de alta calidad, resistentes y no pasan de moda.
Étnicas Sus estampados son originales y únicos, y aportan a las estancias un estilo desenfadado. Te recomendamos buscar una de fabricación artesanal.
Acolchadas De colores lisos, perfectas para el dormitorio, ya que aportarán la calidez suficiente en los días más fríos.
Con flecos Son frazadas que terminan en flecos y aportan un diseño desenfadado a nuestras habitaciones. Son unas de las más vendidas del mercado y pueden adaptarse a cualquier estilo decorativo.

¿Cómo debe lavarse una frazada?

La otra cara de la moneda, a la hora de adquirir una manta, es su lavado. Estas prendas deben lavarse periódicamente, ya que suelen acumular polvo, suciedad y, en algunos casos, pueden dar lugar a alergias.

Para lavar una frazada, existen dos métodos clásicos. La elección de uno u otro dependerá, principalmente, de las dimensiones y el material de la manta. Antes de proceder al lavado, debes echar un vistazo a las instrucciones del lavado del fabricante. Entre los métodos de lavado, se encuentran:

  • A máquina (lavadora): Este procedimiento es ideal para mantas pequeñas y cuyo material sea la lana o el polar. Primeramente, introduciremos la manta en la lavadora, seleccionando un programa corto para prendas delicadas y una temperatura de agua baja (30ºC). Agregaremos detergente apto para el tipo de tela y procederemos al lavado. Posteriormente, puede tenderse al aire libre o bien utilizar un secador a bajo ritmo.
  • A mano: Este recurso es indicado para mantas con telas sensibles (como pelo o cashmere) o con dimensiones muy grandes. Se introduce la prenda en una bañera con agua fría, echándole un detergente indicado para telas delicadas. Se deja en remojo durante unos 20-30 minutos, moviendo la manta cada cierto tiempo, de modo que el detergente fluya por la tela. Si hubiera manchas, podemos aplicar un extra de detergente en la zona en cuestión, frotando el área sin ejercer mucha presión. Luego, se escurre la manta -sin retorcer-, para colgarla al aire libre, posteriormente

Si bien el método elegido estará sujeto a las indicaciones del fabricante, es necesario que tengas en cuenta algunas cuestiones adicionales para tu lavado:

  1. Procura sacudir las mantas previamente a su lavado. Así podrás quitarles todo el polvo que tengan adherido.
  2. Pon especial énfasis en el peso y el tamaño de la frazada, sobre todo si planeas introducirla en una lavadora. Al mojarse, la prenda aumentará mucho su peso y podría dificultar el trabajo del electrodoméstico.
  3. En el caso de usar lavadora, debe evitarse el centrifugado, ya que puede ser dañino para el color de la tela.
  4. Ante cualquier complicación o inquietud, se sugiere recurrir a un establecimiento o lavandería comercial.

Criterios de compra

A la hora de elegir la mejor frazada, debemos considerar algunos aspectos para hacer la elección más conveniente. Además de darle estilo a nuestras estancias, también hay que valorar que sean funcionales, por lo que recomendamos pensar en una opción que creamos que vaya a ser agradable, con carácter y duradera. A continuación, te damos varios criterios de compra para seguir, antes de adquirir la frazada más adecuada.

Material

Además de adornar nuestras habitaciones, el cobertor que elijamos debe ser agradable y, sobre todo, resistente. Si buscamos una frazada para sofás o sillones, de nada serviría elegir un material que resultará muy decorativo y fuerte, pero que al tacto fuera desagradable.

Es recomendable escoger una de componentes suaves y placenteros, que no puedan producir alergias o picores en personas con pieles sensibles. Algunos de los materiales más adecuados son el cashmere, la lana o el algodón.

Si escogemos una manta para la cama, debe tener los mismos requisitos que si la elegimos para el sofá. Una de sus funcionalidades será resguardarnos del frío, por lo que preferiremos que el tacto de la manta sea agradable.

No obstante, si lo que buscamos es una manta a los pies de la cama o para colocarla a la entrada de nuestra habitación a modo de alfombra, un tejido más rugoso que le aporte resistencia, o de pelo para la comodidad de nuestros pies, serían los ideales.

Grosor

El grosor de las frazadas va a depender, una vez más, del uso que vayamos a hacer de ellas. Si simplemente van a ser decorativas, conviene que el volumen de estas sea fino y delgado, y que su tamaño sea pequeño, para cubrir superficies de dimensiones medias y que primen los diseños originales y auténticos.

Sin embargo, si buscamos una frazadaa para la cama o para el sofá, pero que nos aporte calidez y refugio en los días fríos, recomendamos que sean gruesas y de mayor tamaño, para cubrir más superficie. Las mantas acolchadas o de pelo sintético son ideales y aportan un ambiente acogedor a nuestras estancias.

Las tendencias de frazadas que más se llevan son las mantas acolchadas, étnicas o con flecos. (Fuente: Hernandez: PpUQU-lk/ Pexels)

Diseño

El diseño de nuestra frazada es esencial para aportar ese toque de distinción a nuestro hogar. La manta debe ser funcional, pero estética, con carácter, para que nuestros familiares y amigos se fijen en ella cada vez que nos visiten. Como hemos comentado antes, el estilo puede variar e ir acorde con la funcionalidad de las frazadas para el sofá o para la cama.

Diseños como los estampados étnicos, las terminaciones en flecos, los cuadros y rayas o los acolchados, están a la orden del día en cuanto a las frazadas. Tampoco se quedan atrás el estilo vintage o tradicional, que nos recuerdan a nuestra infancia o nos evocan recuerdos agradables.

Color

El tono de la frazada que elijamos va a ser clave para las sensaciones que puede evocar este producto en nuestras habitaciones. La psicología de color es muy importante y puede producirnos una gran variedad de sentimientos y percepciones dependiendo del tono que tenga nuestra manta.

Además, se pueden elegir colores que concuerden con el de nuestros muebles y decoración, para tener un ambiente más ordenado o, también, podemos escoger tonalidades que contrasten con nuestro hogar.

Algunos de los tonos que más se llevan en las frazadas son los colores neutros, como marrones, negros y blancos, que darán a la decoración un equilibrio agradable y placentero. Si queremos innovar y ser novedosos, tonalidades más fuertes como los verdes, rojos o amarillos pueden ser únicos y producir un contrapunto en el estilo, que no pasará desapercibido.

Resumen

Las frazadas son una tendencia de decoración de interiores que ha llegado para quedarse. En todos los hogares hemos tenido una cerca del sofá para hacer de una jornada de lluvia y frío en el exterior, un cálido día de relajación y calma en el interior de nuestra casa. La variedad de diseños, tamaños, materiales y grosores hacen que sea una tarea muy sencilla buscar la frazada ideal para nuestro domicilio.

La frazada para el sofá puede darle un punto desenfadado al salón, hacerlo parecer informal aunque lo tengamos ordenado. Sin embargo, en la cama aporta estilo a la habitación y, además, nos mantiene más arropados a la hora de dormir. Por último, una manta a los pies de la cama puede hacer la función de alfombra y aportar un toque de diseño único a la estancia. Una frazada siempre aportará esa esencia hogareña y acogedora al domicilio.

(Fuente de la imagen destacada: Followtheflow: 118481886/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones