Última actualización: 28/05/2021
Auch verfügbar in:

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

En esta ocasión, hablaremos sobre los cojines o almohadas de lactancia. Estos singulares artículos ayudan a mantener una posición óptima. Tanto en la fase de embarazo, como en los primeros meses de vida del bebé. Gracias a este accesorio, la lactancia se vuelve mucho más cómoda.

En este artículo, te explicaremos cuál es la función de un cojín de lactancia y cómo puede ayudarte. Además, te hablaremos sobre sus usos, precios, calidad, puntos de venta y otros detalles que no te puedes perder. ¡No dejes de leer!




Lo más importante

  • El cojín de lactancia es un accesorio para amamantar que se coloca en tu regazo y envuelve tu cuerpo. Así, proporciona una superficie estable y cómoda para colocar a tu recién nacido en el pecho.
  • Los dos tipos de cojines de lactancia más conocidos son el de forma de herradura o “U” y el de forma de serpiente o churro. Cada uno tiene ventajas especiales.
  • Antes de comprar tu cojín de lactancia, considera el material de relleno y la composición de la funda. También el tamaño, la firmeza, el diseño y los accesorios que lo complementan.

Los mejores cojines de lactancia del mercado: nuestras recomendaciones

En la actualidad, existe una gran variedad de cojines o almohadas de lactancia. Sin embargo, antes de realizar tu compra, es importante que consideres sus funciones y tus necesidades. Tomando esto en cuenta, realizamos una selección de los mejores productos con base en características muy particulares. ¿Estás lista?

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el cojín de lactancia

El periodo de lactancia es una fase muy importante en el cuidado de tu bebé. Por ello, a la hora de escoger un cojín o almohada de lactancia, debes considerar las diferentes características que tienen. En este apartado, te presentamos los criterios más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar un cojín de lactancia.

Los dos tipos de cojines de lactancia más conocidos son el de forma de herradura o “U” y el de forma de serpiente o churro. Cada uno tiene ventajas especiales. (Fuente: Tomsickova: 90113091/ 123rf)

¿Qué es y para qué sirve el cojín de lactancia?

Un cojín o almohada de lactancia, es una estructura preparada para apoyar el torso de una persona. O para acomodar al bebé en una posición inclinada. También conocidas como almohadas para amamantar, son dispositivos acolchados que se utilizan a la hora de alimentar o amamantar a un bebé (1).

Los cojines de lactancia son muy útiles, tanto si le vas a dar el pecho a tu bebé como si lo vas a alimentar con biberón. El tener una postura cómoda para amamantar es beneficioso tanto para la madre como para el bebé. Asimismo, son una gran opción en la fase de embarazo para encontrar una posición cómoda.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del cojín de lactancia?

Un estudio realizado en el hospital de Saint Joseph (Denver) puso a prueba durante 19 meses a madres en la habitación de posparto. Todas fueron educadas sobre el uso del cojín de lactancia para sus recién nacidos. Durante los 19 meses, desde la implementación de las almohadas de lactancia, no se produjeron caídas de los bebés (2) .

También son muy útiles para corregir malas posturas de las madres al momento de amamantar a sus bebés. De esta forma, se podrían evitar problemas de salud asociados. Además, se pueden utilizar en el último trimestre del embarazo para mejorar la posición.

Ventajas
  • Corregir o evitar malas posturas de la madre y del bebé
  • Prevenir enfermedades causadas por malas posturas
  • Útiles en el último trimestre de embarazo
  • Acurrucar al bebé en nuestro regazo en cualquier lugar
  • Protege al bebé de caídas y movimientos bruscos
Desventajas
  • Precio algo elevado para el tiempo de uso
  • Dificultades para que el bebé explore el pecho
  • La altura del cojín puede ser demasiado alta
  • Costumbre de amamantar siempre en el cojín

¿Qué tipos de cojines de lactancia hay?

La leche materna es el alimento más beneficioso para los primeros 6 meses de vida del bebé. Luego, debe ser acompañado de una alimentación complementaria hasta el año o un poco más. Esto presenta ventajas tanto para la madre como para el bebé. Para ello, se recomienda el uso de un cojín de lactancia (3).

Existen dos tipos de cojín: en forma de herradura o “U” y en forma de churro o serpiente. Cada uno cuenta con ciertas características, permitiéndonos escoger el que más nos convenga. Aun así, ambos son beneficiosos para nuestra postura y la del bebé.

Cojín en forma de herradura o “U” Cojín en forma de churro o serpiente
Tamaño Pequeño y transportable Grande y abultado
Relleno Duro Blando
Postura Cintura de la madre Adaptable

¿Qué beneficios tiene un cojín de lactancia?

Los cojines de lactancia aportan una gran serie de beneficios, tanto en la fase de embarazo como en los primeros meses después de nacer el bebé. Entre ellos, podemos considerar los siguientes:

  • Evita dolores: Contribuye a las buenas posturas a la hora de amamantar. Es por ello que evita dolores, tanto en la espalda como en los senos de la madre.
  • Ayuda en la posición: Favorece la posición de la madre y del bebé a la hora de la lactancia. Esto le exige menos esfuerzo al bebé para alimentarse y beneficia la producción de leche.
  • Se adapta al dar pecho: El cojín de lactancia es capaz de adaptarse a las diferentes posturas de dar el pecho. Incluido el colecho o dar el pecho tumbada en la cama.
  • Satisfacción del bebé: Cuando la postura es adecuada, el bebé se alimenta mejor y queda más satisfecho.
  • Biberón: El cojín de lactancia se puede utilizar tanto en la fase de dar el pecho como para dar el biberón. Nos ayuda a corregir la posición y tener una postura cómoda a la hora de alimentarlo.

El cojín de lactancia es un accesorio para amamantar que se coloca en tu regazo y envuelve tu cuerpo. (Fuente: Razyph: 61306100/ 123rf)

¿Cómo se usa el cojín de lactancia?

El cojín de lactancia se puede utilizar tanto sentada como tumbada. Se puede emplear sentada en una silla con los pies apoyados de forma plana. Sujetando la espalda y apoyando los brazos en los almohadones. De esta manera, colocamos el cojín de lactancia en nuestro regazo.

En caso de estar muy cansada, también puedes optar por usar la almohada de lactancia tumbada. En este caso, lo único que hay que hacer es tumbarse de lado. Luego colocar al bebé junto a ti, de manera que pueda alcanzar el pecho.

Los más grandes también pueden utilizarse en la fase de embarazo. Así, ayudan a la futura madre a conseguir una postura correcta y cómoda. En cualquier caso, favorece a las cervicales, teniendo la espalda menos tensa.

Criterios de compra

El periodo de lactancia es una fase muy importante en el cuidado de tu bebé. Tanto en la etapa del embarazo como en los primeros meses. Por eso, en este apartado te enseñamos los criterios más importantes al momento de escoger un cojín de lactancia.

Material de relleno

En la mayoría de los casos, el relleno de los cojines de lactancia suele estar compuesto por fibras de poliéster, espuma o perlas. Sin embargo, también existen cojines con rellenos naturales, como el algodón o las plumas. Como hemos dicho previamente, el poliéster es el que menos ruido hace. También el que menos se deforma, el más ligero y el más fácil de lavar.

Podríamos dividir los materiales en dos tipos:

  • Sintéticos: Dentro de estos, incluiríamos el poliéster. Por lo general, son materiales muy parecidos a los naturales, pero con mayor durabilidad y mantenimiento de su forma. Además, son más accesibles en cuanto a precio.
  • Naturales: En este caso, serían materiales como el algodón o las plumas. Se trata de materias primas más suaves y transpirables. También más amigables con el medio ambiente. Además, son más agradables para la piel de tu bebé.

Tamaño y forma

El tamaño y la forma son los dos factores más importantes para aportar versatilidad a nuestro cojín de lactancia. Estos aspectos determinan que el cojín pueda servirnos tanto para la fase del embarazo, como para la lactancia del bebé.

En el caso de la fase de embarazo, se suele utilizar para dormir en una postura cómoda y, a la vez, tener la tripa apoyada. En estos casos, se recomienda utilizar un cojín de lactancia grande y en forma de churro. Además, también es importante tener en cuenta el tamaño del bebé o incluso si son gemelos o mellizos.

Antes de comprar tu cojín de lactancia, considera el material de relleno y la composición de la funda. También el tamaño, la firmeza, el diseño y los accesorios que lo complementan. (Fuente: Przybysz: 40576690/ 123rf)

Composición de la funda

Por lo general, las fundas de los cojines de lactancia suelen ser de materiales naturales, como el algodón, o materiales artificiales, como el poliéster. Los materiales naturales son más transpirables y beneficiosos para la piel de la madre y del bebé. Además, resultan más agradables al tacto.

En el caso de los materiales artificiales, el principal beneficio suele ser la durabilidad. Sin embargo, puede que no sean tan agradables para la piel. Incluso, hay personas con alergias a estos materiales. Finalmente, es importante que la funda se pueda sacar y que sea lavable.

Firmeza

La firmeza del cojín depende del material de relleno y de su densidad. Este es un factor muy importante para que la postura del bebé y de la madre sea recta. Además, también es necesaria la firmeza para que el bebé pueda alcanzar sin problema el pezón de la madre al momento de la lactancia.

Lo más recomendable es buscar un cojín de lactancia que no sea demasiado blando. También que mantenga su forma y firmeza con el paso del tiempo. Si lo que buscas es adaptabilidad, lo que se recomienda son los cojines rellenos de perlas de poliestireno. En el caso de preferir más firmeza, se recomienda el relleno de fibra de silicona.

Diseño y accesorios

El diseño y los accesorios son otros de los factores a considerar al momento de comprar un cojín de lactancia. En primer lugar, respecto a los accesorios, son interesantes algunos específicos. Por ejemplo, las cuerdas para atar el cojín a la cuna o a tu espalda. También un cojín extra para apoyar la cabeza del bebé, entre otros.

En cuanto al diseño, sería interesante comprar un cojín de lactancia que sea plegable. Puede que este cojín ocupe demasiado espacio en tu casa y llegue a ser molesto. Finalmente, es importante tener en cuenta los acabados del cojín y si es fácil de transportar.

Resumen

Dentro de los cojines de lactancia, existen diferentes tipos que varían en forma y funcionalidad. Es por ello que debemos tener en cuenta que tipo de cojín de lactancia necesitamos. Siempre dependiendo del uso que le vayamos a dar.

Antes de adquirir el tuyo, te recomendamos fijarte en el material del que está hecho. También en la firmeza, su adaptabilidad y forma, así como en el diseño y los accesorios. Además, no olvides otros criterios, como la composición de la funda. De esta manera, elegirás el que mejor se adapte a tus gustos y que te resulte más funcional.

Si ya tienes tu cojín de lactancia, cuéntanos tu experiencia en los comentarios. Si estás a punto de adquirirlo, te deseamos, ¡buena compra!

(Fuente de la imagen destacada: Bezhekeneva: 168102285/ 123rf)

Referencias (3)

1. Redford S. Nursing pillow and methods for efficient display of nursing pillows. United States Patent Application Publication Redford. 2018.
Fuente

2. Krening C, Smith S.E, Using Nursing Pillows to Prevent Newborn Falls. JOGNN. 2016.
Fuente

3. Ferrer A. Lactancia materna: ventajas, técnica y problemas. Pediatría Integral. 2015.
Fuente

Artículo especializado
Redford S. Nursing pillow and methods for efficient display of nursing pillows. United States Patent Application Publication Redford. 2018.
Ir a la fuente
Artículo especializado
Krening C, Smith S.E, Using Nursing Pillows to Prevent Newborn Falls. JOGNN. 2016.
Ir a la fuente
Artículo especializado
Ferrer A. Lactancia materna: ventajas, técnica y problemas. Pediatría Integral. 2015.
Ir a la fuente
Evaluaciones