Última actualización: 28/06/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

Seguramente, al escuchar o leer la palabra aguardiente, de inmediato la relacionas con una bebida alcohólica. Aunque esto es cierto, resulta una definición bastante general. Es que hay un mundo de características e información adicional sobre esta bebida espirituosa.

El aguardiente es parte de la gastronomía de algunas culturas. Puede llegar a tener tal impacto que su proceso de elaboración, se convierte en toda una tradición. Descubramos pues los datos más interesantes sobre el "elixir de la vida".




Lo más importante

  • El aguardiente y el licor son distintos. Resultan bebidas alcohólicas obtenidas a través del mismo proceso: la destilación. Sin embargo, para el primero se destila un mosto de la materia prima previamente fermentado. En el segundo no se requiere de fermentación.
  • El aguardiente es de las bebidas alcohólicas que menos contenido calórico presentan, siendo este de 222 kcal aproximadamente por cada 100 ml.
  • Su clasificación principal es aguardiente simple y aguardiente compuesto. Ambos tipos presentan una gran cantidad de productos en el mercado.

Los mejores aguardientes del mercado según su materia prima: nuestras recomendaciones

Aunque hay muchas variables de aguardiente, nos centraremos en la materia prima de su elaboración. Es para darte una idea más concreta de los productos con mayor visibilidad y posicionamiento en el mercado.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el aguardiente

Aguardiente es el nombre que se le da al producto obtenido a través de la destilación de cualquier líquido fermentado.

En la actualidad hay mucha variedad de productos que entran en esta definición. Estos se diferencian por distintas particularidades, tanto de producción como origen, entre otras. Para saber un poco más de esta bebida espirituosa, vamos a adentrarnos en las preguntas más frecuentes sobre ella.

Todas las bebidas alcohólicas deben consumirse con moderación. (Fuente: Chance: BB4GbHiU1KY/ Unsplash)

¿Qué diferencias hay entre licor y aguardiente?

Aquí es importante aclarar que licor y aguardiente no son lo mismo. Sin embargo, es muy común que se confundan estos términos al tener el mismo proceso de elaboración: la destilación.

La diferencia principal radica en la cantidad de azúcares añadida, siendo en el aguardiente una sustancia nula o incluida en cantidades muy reducidas (máximo 4 gramos por cada litro de agua). En cambio, en los licores se encuentra en mayor proporción (un mínimo de 100 gramos por litro de agua).

Otra diferencia importante es que el aguardiente se obtiene de la destilación de un mosto de la materia prima fermentado. En el licor, en cambio, se puede obtener por maceración, infusión o destilación sin fermentar la materia prima.

¿Cómo se obtiene el aguardiente?

Como mencionamos anteriormente, el proceso de obtención es conocido como destilación. El mismo consiste en calentar un líquido hasta que sus compuestos más volátiles se evaporen. Posteriormente el vapor obtenido se condensa para obtener el alcohol. En el caso del aguardiente, la destilación se aplica en el mosto previamente fermentado de frutas, verduras, cereales o hierbas.

El resultado es un líquido inodoro e incoloro con una alta graduación alcohólica (de entre 70% a 80%). La bebida se diluye posteriormente con agua bidestilada para reducir el grado de alcohol hasta un 40%, aproximadamente.

¿De dónde es el aguardiente?

Los alquimistas llamaban al alcohol aqua vitae, que significa agua de vida. La destilación es un proceso muy antiguo practicado inicialmente por las culturas mesopotámica, egipcia y griega. La obtención del alcohol tenía fines terapéuticos o para la elaboración de perfumes.

Los árabes lograron la primera destilación alcohólica de vino alrededor del siglo X en una alquitara (el primer alambique, que es el aparato utilizado en la actualidad para la destilación).

La historia del aguardiente en Europa comienza en el siglo XIII, en Italia. Los científicos, en su búsqueda por el elixir de la vida eterna, dedujeron que podrían obtenerlo a través del espíritu mágico presente en el vino. Se considera "padre de los aguardientes" al Europeo Arnau de Villanova, médico y alquimista nacido en Valencia en 1240, siendo el primero en destilar el vino.

¿Cuáles son los beneficios del aguardiente?

El aguardiente pertenece al grupo de las bebidas alcohólicas, por lo que su consumo debe ser siempre con moderación. No contiene carbohidratos, grasas y azúcares, aportando 222 calorías a la dieta. Entre sus nutrientes, se encuentra la vitamina K.

Al ser una bebida baja en sodio, el tomar aguardiente puede ser beneficioso para quienes padecen hipertensión o tienen exceso de colesterol. Cabe aclarar que siempre será indispensable consultar con un médico sobre su uso en estas circunstancias. Es que las proporciones de los nutrientes pueden variar según el tipo y la cantidad de la bebida.

¿Qué tipos de aguardientes existen?

La tipología de los aguardientes es muy fácil de malinterpretar, ya que se pueden tomar factores como la materia prima de su elaboración, lo cual sería un error. Es debido a que esa característica sería solo un componente y se podría considerar como una sub-división de dos categorías mayores.

Este destilado se divide en dos clasificaciones fundamentales que especifican características determinantes: aguardiente simple y aguardiente compuesto.

Más adelante, en la sección de criterios de compra, explicaremos las diferencias entre cada uno.

"Elixir de la vida''. (Fuente: Park: 4aWCVJA2uSo/ Unsplash)

¿Cuánto tiempo puede durar el aguardiente?

Desde una perspectiva química el alcohol, por su composición, no tiene fecha de caducidad. Por lo tanto, podría considerarse que los aguardientes simples (que no se mezclan con ninguna otra sustancia adicional) pueden durar por muchos años sin mayor alteración a su color o sabor. Sin embargo, si el alcohol se mezcla con otras sustancias (aguardiente compuesto), su vida útil puede verse comprometida.

Esto no significa que sea peligroso beberlo. No obstante, una vez abierta una botella de aguardiente, el oxígeno del aire puede cambiar la química del contenido. Por ello, será importante conservarla en una temperatura adecuada y bien sellada para asegurar la menor alteración de sabor. Lo ideal es resguardarlos de manera vertical en lugares frescos y no exponerlos al sol. No es necesario refrigerarlos, a menos que contengan componentes que s{i sean caducos.

¿Cuáles son las alternativas al aguardiente?

La respuesta a esta pregunta puede ser muy subjetiva, ya que todo dependerá del gusto de cada persona. Si, por ejemplo, se trata de una persona que no tolera los sabores fuertes, podría probar como alternativa algún licor más ligero. Regularmente, los licores a base de cremas son la opción más solicitada. En esta tabla mencionamos los licores más conocidos:

Tipo Composición Descripción
Crema irlandesa. Base de whisky irlandés y crema. Su volumen de alcohol varía entre el 15% y 20% y su sabor puede tener notas de vainilla, cacao y azúcar.
Rompope. Yemas de huevo, vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar, fécula de maíz y licor. Es de color amarillo y consistencia espesa. De un sabor muy dulce, es bastante usado como aperitivo o para hacer postres.
Crema de Agave. Mezcal, azúcar y leche. Su consistencia es más espesa que el mezcal y en su elaboración pueden agregar sabores como piñon, pistache o café.
Crema de Bourbón. Base de bourbón y crema de leche. Puede ser mezclado con varias especias y frutas, de consistencia muy suave.
Crema de Brandy. Base de Brandy mezclado con crema de leche. Algunos productores lo combinan con caramelo o mantequilla, dándole mayor cremosidad.

¿Qué cócteles se pueden preparar con aguardiente?

Podríamos dedicar un artículo completo a todos los diferentes cócteles que se pueden preparar. ¡El límite es la imaginación! Dentro de los más comunes, podríamos mencionar los siguientes:

  • Aguardiente sour: Base cítrica, muy fresco.
  • Caipiriña: Su ingrediente principal es la cachaça mezclada con limón.
  • Canelazo: Como su nombre lo indica, es ideal para días de frío por su base de canela.
  • Daysi María: Base cítrica, agregando sabor a limón en soda y zumo.
  • Honey martini: Ideal para los amantes de las bebidas dulces por su base de miel.
  • Coctel de fresa: para los que busquen una mezcla fresca, dulce y cremosa, esta será la mejor opción.
  • Piña colada: Probablemente el más conocido. Su mezcla de ron y sabor piña-coco, lo hacen el predilecto en unas vacaciones en la playa.

Criterios de compra

Dentro del mundo de los aguardientes, hay un sinfín de características que se pueden utilizar como referencia a la hora de elegir cuál comprar. Se puede ir desde la composición del mismo, hasta el empaque o el nivel de alcohol presente en el producto final. A continuación te presentamos los más destacados:

Clasificación: simples y compuestos

El aguardiente simple es aquel que se obtiene sin la adición de ningún otro sabor que no sea el propio, de acuerdo a la materia prima utilizada. Por lo tanto, el producto final en esta clasificación es aquel que se obtiene directamente del alambique.

El aguardiente compuesto, a diferencia del primero, sí recibe una adición de sabores. Este componente extra proviene de productos tales como hierbas, semillas o frutas, entre otros.

Dentro de los más conocidos destacan:

Tipo Clasificación Color Descripción
Ron. Anís. Dorado oscuro, aunque puede llegar a ser blanco si se añeja y filtra con carbón. Elaborado de caña de azúcar. Su proceso de envejecimiento en barricas de roble, además de la materia prima, le da mayor dulzor.
Whisky. Simple. Ambarino, la intensidad y oscurecimiento dependerá del tiempo de maduración en barricas. Hay dos tipos de whisky: malta o de grano. En el primero se utiliza cebada malteada y en el segundo granos de centeno, trigo y cebada.
Tequila. Simple. Blanco o transparente, dorado o amarillo. El color dependerá del tiempo de añejamiento. Existen 3 tipos de tequila: blanco, añejo y reposado. Su materia prima es el agave tipo Weber.
Brandy. Simple. Marrón amarillento. Destilado del vino de uvas, muy usado como digestivo por su sabor sutil.
Anís. Compuesto. Transparente. Se obtiene destilando anís y, mezclando base de alcohol puro, tiene un sabor amargo.
Pacharán. Compuesto. Rojo. Se obtiene por la maceración de endrinas en aguardiente anisado.
Benedictine. Compuesto. Amarillo verdoso. Elaborado sobre aguardiente de vino y adicionado con hierbas, plantas, raíces o cortezas.
Absenta. Compuesto. Verde. Su característico color se debe a la clorofila que desprenden las hierbas en el proceso de doble destilación.

Manufactura: industrial o artesanal

Sabemos que esta característica puede aplicar a la mayoría de los productos, pero es importante recalcarla. Es debido a que, para algunas personas, puede hacer una gran diferencia el saber el tipo de producción.

La producción industrial se enfoca en elaborar productos en grandes cantidades, con estándares muy definidos. En cambio, la artesanal produce cantidades pequeñas, lo cual permite la petición particular de los clientes, sin mayor impacto en sus líneas de producción.

Origen: países y ciudades

Probablemente, la característica más notoria y buscada al momento de elegir un aguardiente.

Para muchos lugares puede convertirse en una especie de culto al utilizar recetas familiares que han pasado durante muchas generaciones.

El origen del aguardiente puede ser un punto clave. Se debe a que influye en la calidad de las materias primas con las que se elabora. Pueden diferir por la zona en la que se cultiven y, de igual forma, por la tradición cultural de la elaboración de esta bebida.

El aguardiente es una buena opción después de la comida. (Fuente: Cantelli: jpkfc5_d-DI/ Unsplash)

Graduación alcohólica

Una bebida puede denominarse como "aguardiente" simplemente por su alto contenido de alcohol. Este se encuentra entre el 29% y el 60%, por lo que se recomienda consumirse de manera moderada.

Si la intención es consumirlo como digestivo o en pequeñas cantidades, lo ideal será elegir uno de 30 a 40 grados de alcohol para evitar que el sabor sea muy fuerte.

Presentación: PET o botella de vidrio

La presentación, además de relacionarse a la imagen del producto, también puede considerarse en el tipo de envase utilizado para su distribución.

La presentación más común puede ser en botella de vidrio, pero también existen algunas marcas que utilizan PET para su empaque. Este último puede llegar a presentar un precio de venta considerablemente más económico.

Sin azúcar

Si se realiza una búsqueda de aguardientes en la web, podremos notar que en muchos resultados encontraremos esta leyenda. Es cierto que se dice que el aguardiente no contiene azúcar, pero podemos mencionar como ejemplo el aguardiente elaborado con caña de azúcar. Este puede no aplicar al 100%, ya que es la base del mismo.

Además, según expertos en la elaboración de esta bebida, por cada litro de agua se agregan 4 gramos de azúcar (una cucharada aproximadamente). Por lo tanto, el aguardiente libre de esta sustancia puede tener una menor cantidad o simplemente omitirla. Sin embargo, es importante mencionar que el contenido calórico de un aguardiente "tradicional" a uno light es casi igual o de muy poca variación.

Resumen

El aguardiente, también denominado "elixir de la vida", es una de las bebidas más antiguas elaboradas por el hombre. Su descubrimiento fue fundamentalmente propiciado por alquimistas en su búsqueda por la vida eterna.

Su uso actual es meramente con fines gastronómicos, siendo considerado un buen digestivo y un buen elemento para mezclar y generar los cócteles más creativos. Esperamos que las características mencionadas sobre esta bebida, tales como la variedad de sabores y orígenes de la misma, te ayuden a tener una visión más amplia a la hora de elegir cuál comprar.

(Fuente de la imagen destacada: Hofacker: 82545174/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones